Archivo de la etiqueta: Progreso

Nosotros somos la solución

La ineficacia de quienes están en el gobierno, los ministros de siempre, se ha comprobado día tras día desde que están montados en el poder. Ahora quieren hacer creer que los problemas que aquejan la vida diaria de los venezolanos les preocupan, como si fueran nuevos estos problemas. Y eso es una burla que nos indigna a todos los venezolanos.

De pronto Nicolás, luego de haber sido Vice-Presidente, se dio cuenta de que los hospitales no sirven. ¿Y por qué no sirven? No será por culpa de los trabajadores ni de las enfermeras que terminan comprando desinfectante y llevando comida a los enfermos. No será por culpa de los médicos que como pueden orientan a las familias para conseguir las cosas que su enfermo necesita y el hospital no tiene. No será por culpa de los técnicos que resuelven para que un ascensor medio funcione. No será por culpa de los enfermos, Nicolás. El problema eres tú y tus cómplices en este desgobierno. ¿O es que vas a prohibir por decreto que la gente se enferme?

De pronto Nicolás, luego de haber sido el segundo hombre con más poder en el país, se dio cuenta de que las escuelas que maneja el Ministerio de Educación se han convertido en una trampa más de la pobreza, dejando a quienes tienen menos recursos sin la tranquilidad de que sus muchachos están cuidados y seguros. ¿Y por qué no funcionan bien esas escuelas, Nicolás? No será por culpa de los docentes, que como pueden van a cumplirle a sus muchachos, aunque no tengan dotaciones de material escolar. No será por culpa de los trabajadores, que han tenido que ver cómo hacer con los baños inservibles y las instalaciones cayéndose. No será por culpa de los padres, que hoy viven angustiados porque los malandros en los barrios están afuera, esperando que el muchacho abandone la escuela para meterlo al mundo de la delincuencia. No será por culpa de los alumnos, Nicolás. El problema eres tú y el empeño en buscar siempre una excusa política para echarle la culpa a otro. ¿O es que vas a prohibir por decreto que la gente quiera progresar y vas a obligarlos a que se conformen con lo que haya?

De pronto Nicolás, luego de haber sido el segundo hombre con más poder en el país, se dio cuenta de que nueve de cada diez delitos no son castigados. Además del alto costo de la vida, resulta que a los malandros y delincuentes la muerte de personas de bien les sale baratísima. ¿Y por qué no ha funcionado la Gran Misión A Toda Vida, Nicolás? No será por culpa de los dolientes que hacen colas en la morgue esperando, llorando por el dolor y por saber que el sistema de justicia no va a castigar ese delito. No será por culpa de los policías honestos, que no pueden denunciar a las autoridades que están metidas en la cochinada de las mafias y el narcotráfico porque saben que nadie va a proteger su vida. No será por culpa de los familiares de los presos, que sufren las requisas más crueles y los vejámenes más inhumanos cada vez que quieren visitar a un privado de libertad. No será por la prensa, que reseña cómo cada cierto tiempo arman su propia guerra y ustedes terminan negociando con los delincuentes de mayor jerarquía. No será por culpa de los venezolanos a los que atracan a diario, Nicolás. El problema eres tú y el empeño en distraer con la polarización tu incapacidad para darnos soluciones. ¿O es que vas a prohibir por decreto que a la gente le duelan los miles de venezolanos que ha matado la violencia, sin preguntarles de qué partido eran?

¿Cómo explicas este desgobierno, Nicolás? ¿Cuándo es que tú le vas a pedir disculpas a los venezolanos por haberlos hecho más pobres en apenas semanas de encargado? ¿Cuándo vas a terminar de aceptar que te conviene mantener a nuestros hermanos más necesitados secuestrados por la pobreza y sus trampas? ¿Cuándo vas a explicar cómo es que todavía dependemos del petróleo y de las importaciones? ¿A cuenta de qué te vistes con la bandera nacional, si tus políticas sólo benefician a los que están afuera y a los que tienen más plata?

Vives con la palabra “oposición” y con el nombre del presidente, que en paz descanse, puestos en la boca. Lo único que tienes son excusas y embustes, porque ni siquiera eres capaz de representar una evolución del modelo político de tu partido. Eres una mala copia que repite cosas por escrito, igualito que ahora que repiten los programas de televisión en el canal del Estado, haciendo que una misma promesa sea incumplida dos y tres veces. Mentiroso.

Durante años han tenido secuestrado el voto de quienes más necesitan ayuda. Pero la gente se cansó, Nicolás. Tu militancia se cansó y ya no te creen. Así de sencillo. El partido de gobierno, a punta de chantaje, les secuestró el voto a muchos venezolanos y los extorsionó cada vez que hay elecciones, porque eso es lo único que tienen: poder y dinero. Pero el buen gobierno es más que eso. Y es lo que quiere ver la gente.

Y nosotros no nos oponemos al buen gobierno, si lo hubiese, sino a la corrupción y al chantaje, a la mentira, a la pobreza, al abandono del pueblo. Síguenos llamando oposición, que así queda más claro qué es lo que representan tú y tu candidatura. Por nuestra parte, nosotros sabemos que somos la solución. Y eso es algo, Nicolás, que tú no puedes decirle ni a tu propia militancia. Mucho menos a quienes has excluido por no compartir tus ideas.

 

¡Venezuela somos todos!

La Grita 2

En más de una ocasión he dicho que la política es un oficio que debe ejercerse para servir a los demás y no para exigir obediencias ni lealtades. Mucho menos para servirse a uno mismo o para engañar a los demás haciéndoles creer que uno es un enviado.

La palabra “elegido” en la política no tiene nada que ver con ser señalado por una persona, sino electo por muchas más que están de acuerdo con unas propuestas y unas directrices que fueron capaces de captar su voto. Pero esas personas que votan por uno no deben convertirse en cómplices ni en alcahuetas de los errores que puedan cometer los funcionarios, sino precisamente en quienes defiendan y custodien que los compromisos se cumplan.

Algunos políticos como Nicolás, demasiado alejados del voto popular o demasiado cerca del nombramiento hecho a dedo, olvidan esto con mucha facilidad. Lo hacen por una sola razón: no se conciben sin tener el Poder. Son el poder que tienen y nada más. No son su voluntad, ni su vocación, ni sus ideas ni sus propuestas. Y eso tiene que ver con haberse alejado demasiado de quienes en verdad deberían tomar las decisiones: los venezolanos.

Por eso el único lugar que consiguen para hablar es el poder de otro. Y eso sucede porque no tienen piso propio ni ganas verdaderas de encargarse de un país que cada vez tiene más problemas y menos soluciones. Porque estas semanas de desgobierno de Nicolás no solamente han empeorado la economía y la calidad de vida de los venezolanos: también ha despreciado la esperanza y la confianza de un grupo mayoritario de venezolanos que votó por un proyecto y hoy ellos han traicionado.

Es evidente que Nicolás no pensó en ninguno de los venezolanos cuando, por ejemplo, devaluó nuestra moneda e hizo que todas las familias venezolanas fuesen más pobres de la noche a la mañana. Todas. Las que los apoyan y las que no. Las que votaron por ellos y las que no. Las que tiene dinero y las que no. Las que engañó diciéndoles que esa decisión la íbamos a tomar nosotros y las que nunca le creyeron y prefirieron votar por el Futuro.

Y si Nicolás no pensó en ninguno de los venezolanos antes de tomar esa decisión, y otras que en menos de cien días aumentaron los niveles de inflación y de escasez, es porque está donde está sin haber sido electo por el voto popular.

¿Por qué no sacan ahora aquel falso Paquetazo que utilizaron de una manera sucia en la campaña hacia el 7 de octubre? Porque su gente se daría cuenta de que son ellos los que han cumplido paso por paso lo que dijeron que iba a pasar si perdían.

Son ellos los que han aplicado su Paquetazo Rojo. Son ellos los que han preferido empobrecer a nuestras familias antes que parar la regaladera de recursos y resolver los problemas de los venezolanos antes que los de otros países a los que ya hemos ayudado lo suficiente como para que por una vez en catorce años le toque a Venezuela tener un gobierno para el que los venezolanos sean la prioridad.

A Nicolás. No le importa el pueblo, sino el poder. Y sus acciones lo delatan.

A muchos les conviene que el partido de gobierno logre mantenerse en el Poder a como dé lugar. Sobre todo a quienes el propio presidente Chávez, hoy fallecido, acusó de incompetentes y de ineficaces en más de una ocasión. Mientras el partido de gobierno controle todas las instituciones, cada uno de los casos de corrupción que involucran a algunas de las cabezas más visibles del gobierno de Nicolás estarán escondidos de la justicia que todos los venezolanos de bien, de la tendencia política que sean, esperan se aplique a quienes roban y mienten, a quienes usan las esperanzas ajenas, a quienes chantajean al pueblo con su dolor y sus necesidades.

Pero la mentira tiene patas cortas, Nicolás. Cada una de las mentiras ha ido saliendo a flote y han sido a los militantes de tu partido y a la gente que puso las esperanzas en un proyecto que no han podido cumplir. Desde la aplicación de tu Paquetazo Rojo hasta cómo has manipulado con algo tan delicado y sagrado como puede ser el dolor que resulta de la muerte de un ser humano.

El partido de gobierno fracasó y es el momento de que Venezuela deje de ser gobernada para cumplirle a una militancia y pase a dedicarse a hacer posible los sueños y la superación de todos los venezolanos de bien, sin importar su tendencia política. Este momento exige un liderazgo capaz de dar un buen gobierno a quienes confíen en la propuesta que verdaderamente los incluya. Pero verdadera inclusión, no simplemente nombrándolos y secuestrando su esperanza a cambio de un voto.

Los venezolanos pueden ver con claridad qué es lo que quieren: que el desarrollo de sus capacidades le permitan conseguir un trabajo para superarse, que lo que ganen gracias a su esfuerzo les alcance y permita ahorrar, que cada familia tenga asegurado su sustento y los servicios básicos para vivir tranquilos y que esa felicidad verdadera de estar en un país donde se puedan cumplir los sueños nos permita dormir tranquilos. Nosotros sabemos cómo hacerlo.

¡Venezuela somos todos! Volvemos a tener la oportunidad de construir el país que soñamos. Depende de nosotros y de nuestro voto el próximo 14-A. ¡Vamos a lograrlo Juntos!

¡A votar, ahora más que nunca!

En Miranda sabemos gobernar. Tengo el orgullo de encabezar, desde hace cuatro años, un equipo de trabajo que cree y lleva a cabo las nuevas maneras de servir a los ciudadanos, sin exclusión y con el objetivo puesto en alcanzar las soluciones.

Somos un gobierno que ha estado siempre cerca de la gente, porque es así como se logra el buen gobierno. Y esto nos ha permitido cumplirle a los mirandinos, a pesar de los obstáculos que la oscuridad y las viejas politiquerías han intentado ponernos en el camino.

Si hemos podido estar siempre al lado de pueblo mirandino es por nuestra profunda vocación de servicio, y estamos claros en que volver a los tiempos de corrupción y pillaje que hubo en nuestro estado Miranda antes de que llegáramos sería perderlo todo.

Si hemos llevado a cabo con éxito las metas que nos hemos propuesto, es porque hemos gobernado con una planificación seria y sin improvisaciones que hagan que el proyecto de un gobierno se desvíe por el capricho de nadie.

Si hemos podido ganarnos la confianza del pueblo mirandino es porque conocemos las prioridades de las familias y siempre hemos estado cuando nos han necesitado, sin hacer chantaje político con las necesidades de quienes más apoyo necesitan. Nosotros conocemos los problemas de nuestro estado porque siempre hemos recorrido nuestras comunidades casa por casa, y los problemas sabemos como resolverlos.

De eso se trata hacer un gobierno regional eficaz. El asunto no es obedecer lo que ordena un gobierno centralista, por encima de las necesidades y las características específicas de cada estado. El asunto es defender los intereses de quienes habitan en la región que uno gobierna, mejorar su calidad de vida y rendir cuentas a todos los ciudadanos y no solamente a aquellos que pertenecen a un partido político.

Desde los gobiernos regionales podemos demostrar cómo se puede hacer las cosas bien, cómo puede funcionar un buen gobierno, podemos demostrar las distintas maneras de resolver los problemas y entre todos los estados podemos aprender de los más exitosos para evitar aquellos que terminen siendo ineficaces por burocráticos o mal planificados. Sólo así se logra entender cuáles liderazgos se amoldan más con sus metas, con sus sueños, con su visión de futuro. Desde las regiones podemos demostrar en una menor escala lo que se puede lograr en un país; y en Miranda hemos podido hacerlo.

Sin embargo, hay otras formas de gobierno que intentan uniformar todo. Incluso los sueños y las metas de cada persona. Aquellos que lo han logrado lo han hecho porque convencieron a sus hermanos de que no hay otras opciones posibles, de que no pueden cumplir sus metas y de que el futuro no vale la pena.

Nosotros, los mirandinos, somos más fuertes que eso. Nosotros sabemos que tenemos más futuro que presente. Nosotros sabemos que el futuro y los sueños de cada uno de nosotros valen la pena. Nosotros sabemos que sí hay un camino hacia un futuro mejor y que nuestro pueblo quiere, puede y merece vivir mejor.

Por eso es necesario que haya una opción que muestre que hay maneras de hacer política que sí alcanzan las soluciones reales a los problemas reales.

Ahora más que nunca debemos salir a votar, porque al votar lo hacemos por cada uno de nosotros, por cada uno de nuestros familiares, por cada uno de nuestros vecinos, pero también por cada uno de los venezolanos a quienes sus gobernadores le han ido uniformando el futuro.

¡Miranda encontró su camino! Y por eso nuestro estado seguirá siendo una muestra de que un futuro mejor es posible. Y ese es el futuro que estamos construyendo juntos, con obras que están cerca de las familias, concebidas para servirle a los mirandinos.

ENTREGA DE CERTIFICADOS DE CONSTRUCCION  EN PLAZA MIRANDA_GS (14 de 1)

Éste es el momento de elegir a las autoridades que están más cerca de las soluciones que afectan nuestras vidas. Cuando se elige a un funcionario público se hace para gobernar con él, no para obedecerlo.

Las regiones deben mantener su autonomía por dos razones: primero, porque el centralismo afecta a las regiones, no todo se puede decidir en Miraflores; y segundo, porque cuando se uniforma un país lo único que se logra es esconder la crítica y complacerse en la mediocridad de los ineficaces.

Los líderes políticos lo son gracias a sus equipos de gobierno. Es importante que sean personas preparadas y capaces de resolver. Eso es lo que vamos a decidir y en eso consiste la elección: elegir el equipo mejor capacitado para responder ante las crisis y las coyunturas que viven las regiones.

Cada una de las soluciones que el Gobierno de Miranda ha construido y seguirá construyendo tiene detrás a ese equipo de trabajo que me enorgullece y me honra liderar, porque los conozco, porque sé que conocen nuestro estado y porque conozco el tamaño de su compromiso con las familias de Miranda.

Votar no cuesta nada, pero no hacerlo sí que sale caro. Votar es un derecho en el presente, pero también una responsabilidad con el futuro.

¡Ahora más que nunca debemos salir a votar por la opción en la que creemos!

Se trata de nuestro futuro y de mantener nuestra confianza en el futuro.

¡A votar! Que Dios bendiga a Venezuela.

En Miranda seguimos adelante

¡En una semana los mirandinos decidiremos continuar en este camino de progreso para todos! El próximo domingo decidiremos seguir avanzando hacia un futuro mejor y no volver a un pasado de oscuridad y corrupción. ¡En Miranda seguimos adelante, hacia el Progreso para todos!

Esta semana termina la campaña electoral y tenemos la certeza de que nos hemos dedicado por completo a llevar nuestras propuestas para el progreso a cada rincón de nuestro estado. Y no sólo en los días de la campaña, sino desde el mismo día que comenzamos a gobernar Miranda: cuatro años que nos han servido para llegar a las comunidades, a las casas de miles de mirandinos y conocer sus inquietudes y planteamientos para construir el estado que queremos.

Hemos gobernado Miranda con un compromiso claro: trabajar para todos, sin importar su tendencia política, porque sabemos que ya es hora de dejar de lado los conflictos y las divisiones, es hora de que trabajemos juntos para construir un futuro mejor.

Sabemos que las personas y las comunidades deben ser protagonistas en la construcción de ese futuro: uno en el que todos podamos progresar. Porque todos debemos ser parte de un equipo, el mejor equipo para seguir construyendo el estado que todos queremos.

Nosotros hemos trabajado por Miranda sin descanso, a pesar de los obstáculos y de las restricciones que nos ha impuesto el gobierno central. Ahora hablan de recuperar Miranda, como si nuestro estado fuera un premio, lo que demuestra que su único interés es lograr un dominio puramente político, sin preocuparse por las personas y sus necesidades. Además, el candidato de la oscuridad ya tuvo su oportunidad de ayudar a Miranda y no lo hizo: muchas veces se le solicitaron recursos y, como vicepresidente, se los negó a nuestro estado, a nuestro pueblo.

Ahora, cuando se acercan las elecciones, quieren hacernos ver que están trabajando. Entregan casas, inauguran tramos de carreteras que debieron estar listas hace años y anuncian que ahora sí van a construir… como si fuera una gran noticia que el gobierno trabaje y haga lo que tiene que hacer. Pero el pueblo mirandino sabe que no es con mentiras, con chantajes ni con miedo como seguiremos construyendo el futuro de Miranda.

Comprometidos con el futuro de Miranda

Tenemos la certeza de que juntos podemos alcanzar el sueño de tener un futuro mejor, un estado en paz, con tranquilidad, con más educación, más viviendas, mejores servicios públicos y empleos con calidad para todos.

GABINETE Y ENTREGA DE CERITFICADOS DE CONSTRUCCION EN PARACOTOS_GS (12 de 1)

Sabemos que nuestro estado y los mirandinos tenemos la mirada puesta en el futuro. Por eso sabemos que no podemos regresar a ese pasado de corrupción y oscuridad que representa el candidato impuesto por el jefe del gobierno central. ¡En Miranda seguimos avanzando!

Nosotros estamos convencidos, y lo hemos demostrado en nuestra gestión, que es posible construir un futuro mejor para todos por igual. Estamos convencidos de que podemos aprovechar el potencial que tenemos para seguir construyendo el estado que nos merecemos, dejando de lado el conflicto, la división y eliminando los obstáculos, con un gobierno eficiente, que brinde oportunidades y que asuma ante los todos el compromiso de ponerse al frente de las soluciones, de la construcción de ese futuro. ¡Porque hemos demostrado que sí es posible lograrlo y que juntos tenemos la fuerza para hacerlo!

El próximo domingo tenemos un compromiso con nuestro estado Miranda. Porque esta elección se trata de escoger entre dos propuestas muy claras: el camino del progreso y la construcción del futuro o la vuelta al pasado, a la corrupción, al conflicto, a la división y la ineficiencia.

Porque eso es lo que vamos a decidir el próximo domingo: si queremos volver al pasado o si queremos un estado que siga avanzando hacia el futuro, un estado donde todos podamos progresar y vivir mejor. Lo que vamos a decidir el próximo domingo es si queremos un estado que forme parte de un partido político o uno donde lo que importe sean las personas.

Yo quiero que ustedes sigan con ese estado de progreso que hemos venido construyendo durante los últimos cuatro años. Por eso los invito a votar por ustedes, a votar por Miranda.

Cuentas conmigo, cuento contigo.

¡Seguimos adelante!

Miranda: un equipo para todos por igual

Los mayores desafíos de la política y de los gobiernos no están en qué hacer, sino en cómo hacer las cosas que hay que hacer; y nuestro compromiso con el pueblo al cual servimos es hacer las cosas bien: hablar menos y trabajar más. No se trata de prometer sino de comprometerse en la solución de los problemas. 

No podemos negar que coincidimos en muchos aspectos, sobre todo en lo social, con muchos de los diagnósticos que se expresan en el discurso del gobierno central y de sus voceros. ¿Cómo negar que la salud y la educación en Venezuela requieren mayor equidad y calidad? Eso sería tan poco sensato como plantearse eliminar las misiones que, por el contrario, lo que requieren es crecer, institucionalizarse, democratizarse y dejar atrás todo sentido al servicio de una ideología. 

Las diferencias se ponen de manifiesto cuando vemos la puesta en práctica de las soluciones: allí vemos las enormes diferencias entre dos modelos y dos maneras muy distintas de entender lo que debe ser el papel de un servidor público.

Nuestro modelo nada tiene que ver con esa lección aprendida que repiten ciertos voceros oficialistas cada vez que se quedan sin argumentos, según la cual todo aquel que se atreve a llevarles la contraria trabaja para el imperialismo.

Nosotros en Miranda somos un equipo de gobierno comprometido, que sabe hacer las cosas bien y que trabaja por el beneficio de todos los mirandinos. El gobierno central, en cambio, pone un candidato que representa la oscuridad que ya nuestro estado Miranda superó. Un candidato que tiene el mismo equipo de corruptos que se rotan el poder. Pero nuestro pueblo sabe que a ellos lo que les importa son sus intereses personales y no los de los mirandinos.

Cuando en diciembre de 2008 el pueblo de Miranda nos dio su confianza también nos propuso un gran reto: comenzar a hacer realidad los compromisos que habíamos adquirido con nuestro pueblo, pero para ello debíamos primero reconstruir la institucionalidad destrozada por la gestión anterior.

GABINETE EN EL SECTOR EL LIMON_GS (4 de 10)

Un paso esencial para el progreso de Miranda era constituir un equipo ejemplar, con profesionales ampliamente reconocidos tanto por su experiencia en el área como por su vocación hacia lo público. Hablo de gente que, además de estar cualificada de forma específica, tuviese la entereza para soportar los ataques que obviamente se nos vendrían encima y la capacidad de comprometerse a fondo, con entusiasmo, en una dinámica de estrecha colaboración con las comunidades.

Además, nos propusimos construir un gobierno para todos por igual, que brindara acceso a todos los beneficios que por derecho pertenecen a los mirandinos, sin discriminación de ningún tipo.

Así, con un gran equipo de trabajo y con la convicción de que nuestro pueblo merecía un mejor camino, logramos sobreponernos a la limitante de una administración central que nada más llegando arrebataron todo un conjunto de competencias que nos hubiesen permitido demostrar mucho más rápido que sí era posible tener servicios de mayor calidad.

Pero pese a los obstáculos que nos quisieron poner, hoy tenemos una gestión con resultados concretos que se traducen en mejoras en la calidad de vida del pueblo de Miranda. El candidato de la oscuridad, escogido directamente por el jefe del gobierno central, sólo tiene fracasos que mostrar,  aún cuando en los cargos que ha ocupado hubiese podido ayudar mucho a Miranda, no lo hizo, demostrando cómo funciona la vieja política del servicio de un partido y no en beneficio de las personas.

Nosotros los pusimos en evidencia. Por eso, cada vez que pueden juegan con mayor fuerza a nuestro fracaso, temerosos de que lo alcanzado sirva de espejo a nivel nacional, aunque quien se beneficia de todos nuestros planes es el pueblo mirandino.

Sabemos que no basta decir que quieres eficiencia, hay que demostrarlo. El candidato del gobierno ya tuvo su oportunidad y le falló a los mirandinos. Nosotros nos mantendremos firmes en nuestras convicciones de servir a todos sin poner atención al saboteo.

Ante un gobierno que sólo se ocupa tarde y mal de los problemas, como la electricidad, la vivienda, la vialidad o la inseguridad, nosotros estamos convencidos de que el pueblo elegirá nuestra manera de gobernar: para todos y en equipo, con gente que sabe lo que hace e involucra al pueblo para alcanzar juntos el progreso de todos.

¡En Miranda seguimos avanzando hacia un futuro mejor! 

Miranda: juntos por un futuro mejor

¡Seguimos juntos en nuestro camino hacia el progreso! Porque de eso se trata nuestro trabajo como servidores públicos, de que todas las personas puedan progresar, de que todos tengan la oportunidad para desarrollarse y vivir tranquilos.

Se trata de seguir avanzando hacia el futuro. Se trata de conservar lo que hemos logrado y continuar mejorando nuestra calidad de vida. Se trata de una nueva manera de hacer política, centrada en la solución de los problemas de todos, sin ningún tipo de discriminación.

En Miranda tenemos una gestión exitosa. Hemos trabajado juntos por un futuro mejor y desde aquí hemos construido un nuevo liderazgo en el cual nos hemos enfocado en trabajar en equipo con todos por igual, para buscar las soluciones.

Hemos recorrido nuestro estado Miranda y todos los estados de nuestra Venezuela para hablar directamente con las personas, porque sabemos que es la única manera de saber realmente cuáles son las preocupaciones y necesidades de cada comunidad. Nosotros estamos comprometidos con el progreso de todos y por eso seguimos adelante.

Se trata de seguir avanzando

Ya inició una nueva etapa electoral, esta vez para que nuestro pueblo decida quiénes serán los encargados de dirigir el rumbo de cada estado del país, y el gobierno central ya comenzó con su campaña de descrédito, de chantaje y de miedo. En un intento descarado de comprar conciencias en tiempos electorales, ofrecen tanques de agua donde no llega el agua, electrodomésticos donde no hay luz… Pero los venezolanos saben que esto es pan para hoy y hambre para mañana.

Nosotros sabemos que los problemas que viven los venezolanos no se resuelven con medidas improvisadas ni con pañitos calientes en tiempos de elecciones. Esta vieja manera de hacer política sólo lleva a la dependencia sin producir oportunidades de verdadero desarrollo.

El pueblo de Miranda, por ejemplo, sabe lo que estas políticas significaron para nuestro estado: oscuridad, atraso, ineficiencia y corrupción. Ya lo vivieron una vez con un gobierno incapaz e ineficiente que solo trajo pérdidas y corrupción a nuestro estado. En Miranda sabemos que cuatro años con un gobernador del partido de gobierno significa la destrucción de lo que hemos logrado con el trabajo en equipo y la voluntad de hacer las cosas bien.

Tenemos una gestión de gobierno que nos respalda, una gestión que, a pesar de los obstáculos y la desidia del gobierno central, tiene logros que mostrar. Nuestro compromiso con nuestro estado es mantener y mejorar lo que hemos logrado. Nuestro compromiso es que los mirandinos continúen avanzando hacia un futuro mejor.

Los mirandinos saben que lo que le conviene a nuestro estado es una buena gestión, y eso es lo que nosotros tenemos para mostrar. Tenemos muchas historias de transformación de la vida de los mirandinos que están allí, que hablan de lo que significa confiar en las capacidades de las personas para desarrollarse y ofrecerles oportunidades para alcanzar sus metas.

Nosotros, en este nuevo reto que tenemos al frente, no vamos a ofrecer un comienzo: ya desde hace tiempo comenzamos a construir un futuro mejor. Nosotros proponemos una avanzada para expandir las posibilidades de  los mirandinos.

Sabemos que queda mucho por hacer en nuestro estado, pero también sabemos que es con voluntad política, con trabajo en equipo y con la convicción de que estamos aquí para servir y no para ser servidos por el pueblo, lograremos avanzar en el camino del progreso.

Nosotros tenemos el mejor plan para de gobierno para Miranda, además del mejor equipo para llevarlo a cabo.

Nuestro plan responde a las necesidades de las comunidades de nuestro estado. Porque hemos recorrido cada comunidad y hemos hablado directamente con las personas. Nuestra forma de servir a las personas la hacemos ahí, en cada pueblo, y no a través de una pantalla de televisión.

El pueblo mirandino sabe que nosotros no estamos aquí para hablar y hablar. Nosotros estamos aquí para hacer, para trabajar por el bienestar de todo nuestro pueblo. Nosotros gobernamos para todos por igual.

¡En Miranda seguiremos avanzando hacia el progreso de todos! Ese es nuestro compromiso con nuestro pueblo.

¡Sigamos adelante!

Miranda: ejemplo de futuro

Todas nuestras energías están enfocadas en que los venezolanos puedan tener una vida mejor. De eso trata esta nueva manera de hacer política: alcanzar las transformaciones para que cada uno de nosotros pueda progresar y que juntos podamos desarrollar planes y programas que beneficien a todas las personas. Miranda es un ejemplo.

La experiencia que hemos tenido en la gestión de nuestro estado nos ha demostrado que los medios más eficaces para entender las necesidades y preocupaciones de la gente son la solidaridad y el respeto, escuchar más, trabajar más y hablar menos, y en ese camino la democracia debe convertirse en un instrumento para alcanzar el progreso.

Nuestro pueblo no se deja ni se dejará vencer por los obstáculos. Los venezolanos hemos demostrado que somos capaces de encontrar soluciones creativas y eficaces a los problemas. Y estas soluciones, en buena medida, las encontramos en nuestras capacidades y en nuestras ganas de trabajar.

Y claro que a veces necesitamos de un impulso, a veces necesitamos una oportunidad para poder desarrollarnos. Es por ello que estamos convencidos de que para que las personas puedan progresar y avanzar hacia el futuro, el gobierno debe ejercer un rol orientador, promotor, que incentive a los venezolanos a cumplir sus metas para poder vivir tranquilos.

En Miranda tenemos experiencias exitosas en las cuales el bienestar de una comunidad no ha dependido de partidismos ni tendencias políticas, sino de las ganas puestas en cada proyecto, por pequeño que pueda parecer.

Una gestión comprometida con la gente

Quienes gobernamos debemos entender que si las personas confían en sus capacidades y el gobierno les brinda la oportunidad de desarrollarlas para que puedan crecen y logran sus sueños, cada una de esas personas que nos ha elegido para gobernar crecerá y confiará en nosotros como líderes de los proyectos que hemos emprendido.

Debemos entender que no es suficiente dar una cantidad de dinero a las personas. Esto sólo hace que nuestro pueblo sea cada vez más dependiente de la estructura gubernamental. Y mucho menos si esto se hace a cambio del compromiso con algún partido político.

Se trata de que el gobierno proporcione a las personas las herramientas para poder progresar y avanzar hacia el futuro. En Miranda nos sentimos orgullosos de los programas que hemos puesto en marcha, enfocados en proveer calidad de vida y bienestar a todos los mirandinos, sin importar su tendencia política.

Para nosotros la educación es la base fundamental del desarrollo. Es por ello que en Miranda contamos con el proyecto de Escuelas Modulares, concebidas desde una perspectiva novedosa, que no sólo se enfoca en el aspecto estructural de la edificación sino que además se sustenta en la concepción de una educación de calidad, en la cual la escuela se interrelaciona con la comunidad.

También hemos puesto en marcha el programa Hambre Cero, un programa integral e integrador, que tiene como objetivo devolverle la esperanza y la vitalidad a las poblaciones más pobres y necesitadas de nuestro estado, a través de mecanismos que abordan las carencias más inmediatas de las personas con el fin de que puedan salir de la pobreza extrema.

En Miranda hemos implementado también los puestos de Pronto Socorro, constituidos para atender emergencias menores, en las que se pueda estabilizar al paciente y remitirlo al centro de salud más cercano. Estos puestos están adecuados para prestar una atención de calidad, dotados con tecnología diagnostica, medicamentos e insumos para practicar los tratamientos adecuados a cada caso.

Estos son apenas unos ejemplos de lo que hemos hecho y de lo que podemos hacer. Porque se trata de tener la voluntad política de encontrar las soluciones a los problemas. Se trata de que nuestro pueblo pueda contar con un gobierno comprometido con su progreso, con la mirada puesta hacia el futuro.

Porque estamos convencidos de que cuando las políticas públicas son eficaces, se acercan a las personas y de verdad benefician a la gente podemos caminar tranquilos hacia el futuro. Y ese ha sido siempre nuestro compromiso con las personas de nuestro estado, a pesar de los obstáculos que hemos tenido que superar y que aún nos ponen en el camino.

Y ese camino que hemos construido juntos sigue ahí y sabemos que debemos seguir luchando para conservar lo que hemos alcanzado y para seguir avanzando hacia el futuro.

¡Sigamos adelante!