Archivo de la etiqueta: henrique capriles radonski

Nuestra independencia

Algunos siguen creyendo que tener patria es organizar viajar por el mundo, hacer que una pequeña parte del país se les arrodille sin exigir y armar un desfile. También creen que tener independencia es haber empeñado al país en una deuda feroz, importar casi todo lo que comemos y lanzar tres o cuatro insultos por televisión. Y quienes creen eso son los mismos que creen que al pueblo pueden engañarlo, manipulando la historia a punta de palabrería y cháchara politiquera.

Tener Patria es que nuestros hermanos y hermanas tangan seguridad social, un sueldo que alcance y la posibilidad de cumplir sus metas. Porque si “tener Patria” significa vivir bien, entonces aquí la Patria está secuestrada por los enchufados. El pueblo sabe que aquí son sólo unos poquitos los que están bien, porque la mayoría de las familias venezolanas en vez de tener un gobierno lo están padeciendo.

Aquí Nicolás no gobierna: aquí lo que está instalado en Miraflores es la improvisación, la corrupción y la ineficacia. Pero además la dependencia de quienes se instalaron en Miraflores —y los venezolanos sabemos que los hicieron engañando al pueblo— sólo les alcanza para mandonear pensando primero en los ciudadanos de los otros países y, si acaso lo hacen, de último piensan en los venezolanos. ¡Pero vaya que saben llenarse de plata los bolsillos y hacerse los locos con sus responsabilidades!

Todos sabemos que Nicolás realizó una paradita estratégica en su viaje para revisar, en la mesa de gobierno de La Habana, los ascensos de los militares. El asunto es que la torpeza política de Nicolás no le permite darse cuenta de que empeñando así nuestras instituciones lo único que gana es más y más descontento dentro de las Fuerzas Armadas que tanto respeto. Ya el 14 de abril le dieron una sorpresita pues cada vez son menos los que se dejan chantajear a cambio de prebendas que, además, nunca les llegan.

¡Y tienen los riñones de venirle a hablar al pueblo de Independencia!

Reiteró su apoyo a los militares que están comprometidos con la Constitución y manifestó su rechazo a la injerencia del gobierno cubano dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Es inaceptable que ningún otro país, ni su gobierno ni sus fuerzas militares, llámese como se llame, revise los ascensos de nuestros militares venezolanos. Ese ejército que durante el siglo XIX liberó nuestra Nación y a otras más tiene en sus filas a gente valiosa que está comprometida con el país y con la Constitución. Ellos saben que Nicolás tiene una responsabilidad y no la está cumpliendo. Y no la está cumpliendo porque no sabe, porque los venezolanos no le interesamos.

Por eso las elecciones municipales, que cada vez las tenemos más cerca, son fundamentales: porque es ahí donde le vamos a terminar de demostrar a los enchufados que ya las cosas no son como ellos quisieran y que se les acabó la impunidad, porque el pueblo entero ha decidido cobrarles el tiempo que le han hecho perder, el futuro que le han robado y las esperanzas con las que han estado jugando durante quince años.

Lo bueno es que tenemos la oportunidad de empezar ese proceso de justicia y recuperación del país dándoles otra lección electoral. Y esta vez debe ser tan contundente que ni siquiera sus cómplices en las instituciones podrán hacer algo para evitarlo. El futuro es una fuerza indetenible. En las propias bases de sus partidos tienen a líderes decepcionados que saben que no es posible seguir echando en un pozo vacío las ganas de trabajar. Así es como cada vez se suman más y más personas a la nueva manera de hacer política, al futuro, al Progreso.

A estas alturas no puedes hacer nada para evitarlo, Nicolás: el futuro ha vencido al miedo.

La gente sabe que las cosas no van bien y cuando las cosas no van bien se cambian. ¡Y Venezuela cambió y por eso somos más! Tú no puedes decir lo mismo, Nicolás: a ustedes sólo les queda seguir perdiendo apoyo, seguir quedando en evidencia, seguir hundidos en sus mentiras.

Es el momento de hablar con quienes durante algún tiempo confiaron en un modelo que ya fracasó, pero que habían puesto su esperanza en él. Tenemos que seguir haciéndoles saber que tienen cabida en nuestra idea de futuro. No sientan culpa, porque ni es culpa de ustedes ni se trata de buscar culpables. No hay nada más vil ni más bajo que lo que ha hecho el partido de gobierno con el pueblo necesitado que los apoyaba: jugaron con sus esperanzas y se las destrozaron a punta de corrupción e ineficacia.

Nosotros estamos aquí y ellos lo saben. Y nuestro proyecto de país los incluye a ellos desde siempre, no a partir del momento que decidan apoyarnos. A esta confianza y a esta honestidad que no discrimina sólo les queda seguir creciendo a medida que lleguen quienes se van sumando.

No hay que olvidar que lo que se logró el 5 de julio de 1811 se hizo gracias a dos cosas: la primera, es la convicción de ese grupo de hombres y mujeres de todas las clases sociales, quienes se opusieron a un poder que se creía todopoderoso y omnipotente; la segunda es que las cosas se hicieron bien y como debían hacerse, logrando que un acto de alta política civil como la firma del Acta de la Independencia le diera una causa a aquellos ejércitos libertadores.

Gracias a esas ideas claras, a tener pensado un futuro y a pensar en todo el país, sin discriminaciones, es que Venezuela obtuvo una independencia que hoy los que están en Miraflores han empeñado a cambio de asesorías baratas y rancias.

¡Pero seguimos siendo fuertes y tenemos bien clarito el país que merecemos! Y ese país es el que vamos a construir juntos. El futuro es una fuerza indetenible y los venezolanos sabemos que ese futuro nos pertenece.

¡Que Dios bendiga a Venezuela! Sigamos adelante.

¡Ganamos y seguimos ganando!

El Comando Simón Bolívar ha aceptado la propuesta de auditoría del 46% restante de las cajas que ha propuesto el Consejo Nacional Electoral. El día de las elecciones fueron auditadas el 54% de las cajas. Ahora, nosotros sabemos que en esas 12 mil cajas restantes que serán auditadas están las evidencias de cuántos han sido los excesos cometidos por el partido actualmente en el gobierno, además de los que han sido evidentes para el país durante una campaña desigual, abusadora y ventajista que se sirvió del dinero de cada uno de nosotros para mantener un aparato político voraz que quiere mantenerse en el poder y ocultarle al país la verdad.

HCR_400_votando
Por eso quiero felicitar a cada uno de mis hermanos y hermanas, a todo nuestro pueblo que se unió a nosotros en esta lucha heroica. Ha sido una lucha por la verdad y, en toda la historia de los hombres y mujeres de bien, esas siempre han sido las más difíciles. Los venezolanos han decidido superar todos los obstáculos impuestos desde el partido de gobierno y sus cómplices.

Juntos hemos avanzado y la respuesta del CNE demuestra que seguimos dando pasos seguros. Juntos logramos sorprender a quienes jamás imaginaron como posibles los resultados que sabemos dio la cita del 14 de abril. Juntos hemos convencido a muchos venezolanos más de que existe la posibilidad de construir un país mejor y eso es innegable.

Juntos hemos logrado despertar al país y hacerle saber que sí se puede, que quienes queremos un país mejor somos más y que la esperanza siempre vence al miedo.

Me he comprometido a dar soluciones para todos los venezolanos. Por eso estamos buscándole solución al conflicto político que vive Venezuela actualmente y que se ha sido generado por quienes se encuentran en el poder. Ustedes mismos, cada venezolano sumado a esta lucha, nos han ayudado a desenmascarar las mentiras que intentan sembrar para justificar su violencia y sus acciones fuera de la ley. Olvidan que el gobierno tiene la responsabilidad de que el país tenga calma. No saben gobernar en paz: están demasiado acostumbrados a obedecer al conflicto y a mantenerse enchufados al poder.

Pero no podrá sacarnos de nuestra agenda de soluciones verdaderas y para todos. No pisaremos sus peines. Este país cambió y ellos todavía se niegan a leerlo así. Tienen una verdad que es mucho más grande que su soberbia. Por eso tienen miedo. Por eso mienten. Por eso intentan radicalizar un modelo de país que durante 14 años les ha sido imposible sostener por excluyente, ineficaz y basada en la politiquería.

Hay que dejar de lado las divisiones y el conflicto. Pero hay que hacerlo bien. Por eso cada una de las solicitudes que ha hecho el Comando Simón Bolívar está apegada a la Constitución. Nosotros estamos aquí para ofrecer soluciones y resolver este conflicto político en el marco de la legalidad, porque esta lucha es por todos los venezolanos. No se trata solamente del pueblo que me sigue a mí o a mi liderazgo. También se trata del pueblo que sigue a la otra opción, porque ellos también coinciden en la necesidad de hacer una auditoría, de revisar cada voto para conocer la verdad, de que su voto sea considerado.

Este momento tan importante que estamos viviendo en la historia democrática de Venezuela es una realidad gracias a cada voto, pero también gracias a todos nuestros testigos de mesa, equipos y técnicos electorales que hicieron posible encontrar una respuesta a nuestra solicitud ante el CNE. Sin ellos, no hubiese sido posible este arduo trabajo de recolección y recopilación de información.

Nosotros no tenemos los recursos económicos de todo el aparato del partido de gobierno, que ha decidido secuestrar el Estado y sus instituciones. Lo sabemos. Pero sí tenemos una voluntad gigantesca para que este país salga adelante. Y cuando estemos en el gobierno, serán estas voluntades y no el dinero ni el poder mal utilizado lo que nos garantizará la confianza de nuestro pueblo. Avocados a encontrarle solución a los problemas que cada día afectan a los venezolanos, hoy reafirmamos que sabemos que cada minuto que pasa estamos sumando más gente a nuestra causa a punta de ejemplo, inclusión y futuro.

¡Que el odio siga perdiendo militantes! Nosotros estamos ganando voluntades.

Antes de terminar, quiero mandar un mensaje a los empleados públicos que están siendo perseguidos y acosados. Nosotros rechazamos todas las persecuciones que están sufriendo nuestros servidores públicos y por eso le enviamos un mensaje de ánimo y de fortaleza a todos aquellos que están siendo intimidados producto de los resultados obtenidos el domingo. Ustedes ya vencieron el miedo y hoy son un ejemplo que ayudará a que muchos más de sus compañeros de trabajo, quienes los conocen y saben que son excelentes profesionales y personas de bien, se den cuenta del país que quieren imponernos desde el poder.

De aquel lado no sabemos quién manda, pero aquí juntos tenemos un liderazgo. Sabemos que en Venezuela hay una crisis política pero también sabemos que hay una crisis social y económica que el gobierno intenta tapar con su politiquería. Mantengamos la firmeza de quienes sabemos que tenemos la razón. Este es el momento de controlar las emociones negativas: no permitan que nadie lleve a nuestro pueblo por un atajo, porque eso sòlo beneficia a quienes quieren pescar en río revuelto.

Hoy tenemos que tener mucha coherencia, disciplina y confianza. El liderazgo tenemos que ejercerlo con todo lo que eso implica, pues millones de venezolanos votamos por una alternativa distinta y hoy sabemos cuántos somos. Confianza y coherencia. Somos gente de paz, pero con nuestras convicciones bien claras. Y sabré defenderlas. Es mi compromiso.

¡Qué Dios bendiga a Venezuela!

Un momento difícil

El presidente Chávez y yo fuimos adversarios, nunca enemigos. Esto que quiero decir por esta vía lo digo desde el respeto y para todos los venezolanos, sin excepciones ni divisiones de ningún tipo. Debemos respetar las emociones, porque las emociones son parte de lo que nos define y de lo que nos permite expresarnos como seres humanos. Y este es un momento duro del cual nuestro país, de historia larga, debe salir adelante porque Venezuela sigue. Pero para eso nos necesita a todos.

Ha fallecido un político cuya carrera resume lo que fue esta etapa del país, alguien que reunió la esperanza de millones de venezolanos. Un contendor político importante. En momentos como estos, los líderes debemos hablarle al país, a la Venezuela que somos, a todos. Mi palabra de esperanza a sus seguidores en este momento. A sus compañeros, a su equipo de gobierno, mi sentido de condolencia. Hemos tenido desacuerdos, pero no es momento de señalar lo que nos separa. Venezuela, lo he dicho ya, no puede darse el lujo de excluir a nadie.

Éste es un momento para la demostrar la entereza de todos hombres y mujeres que hacemos de Venezuela el país que somos. Nuestra Constitución prevé este tipo de situaciones, así que esta muerte no debe ser vista como una antesala al caos. Las leyes permiten que el destino de ningún país esté atado al destino de una sola persona, porque la vida política de una nación y su gobernabilidad es algo tan delicado que no puede depender de desenlaces. En este momento, el Estado y sus instituciones deben mostrar respeto a la Constitución y manejar la situación como allí se ordena. Mientras tanto, todos somos vigilantes y garantes del cumplimiento de las leyes, que es la vía tranquila hacia las soluciones. Y los venezolanos siguen esperando soluciones.

Es un momento difícil, extraordinario dentro de la vida nacional, pero existe un liderazgo que debe ser capaz de garantizar que todo lo que toque hacer se haga bien, respetando por encima de todas las cosas a la Constitución Nacional y contemplando al Pueblo entero, sin discriminaciones. Asumimos el compromiso que tenemos con los venezolanos, porque sabemos que sólo juntos podemos superar este momento que exige firmeza, fortaleza y compasión con nuestro país.

Es también la ocasión de proveer a nuestros familiares y seres queridos de nuestra compañía y fuerza, con la tranquilidad de saber que es necesario pensar en el mejor futuro posible para el país. No dejemos solo a ningún venezolano que necesite de nuestro apoyo y toda la esperanza que podemos brindar.

Muchos venezolanos deben estarse preguntando qué pasará con angustia y hasta con miedo. Nosotros tenemos que hacerles sentir a todos que este país es de todos, que no hay nada que temer y que entre todos vamos a garantizar la paz que merecemos. Es la hora de convencer a nuestro hermano, no expulsarlo. Es la hora de acompañar a quien más lo necesite, no ignorarlo. Es la hora de darle esperanza a quienes sientan que la tristeza los llena, porque somos muchos los que queremos que el futuro sea el que todos merecemos. Es la hora de hacer y hacer juntos.

Es hora de estar a la altura de las circunstancias. Tanto el gobierno, como garante de la libertad y de la paz, como de la Fuerza Armada puesta a la orden de todos y de todos los sectores del país que trabajamos a favor de un país que imaginamos y hemos decidido construir. El país exige el mejor desempeño de nosotros como líderes y una capacidad de articular eficazmente las acciones, pensando siempre en el bien de todos los venezolanos antes que en ideas abstractas. No es un momento sencillo, es cierto, pero basta con que se atiendan los llamados constitucionales y con que nadie quiera ponerse por encima de las leyes que todos estamos dispuestos a defender.

En este contexto, las emociones están demasiado cerca de las acciones, pero las leyes de Dios y las leyes de los hombres indican qué es lo que debe hacerse para que los venezolanos no seamos víctimas de una coyuntura. El país sigue ahí, esperando por la acción eficiente y sensata de sus líderes. La muerte de Hugo Chávez nos obliga a revisar las principales causas y todas las consecuencias de una manera de hacer política.

Ya he enviado mis honestas condolencias a la familia Chávez, pero me permito hacerlo de nuevo, ahora por esta vía. Todo mi respeto en este momento difícil y penoso. Sé muy bien que la muerte de una persona, de un ser querido, siempre genera un profundo dolor entre sus familiares y allegados. A quienes nos ha tocado vivir la pérdida de un familiar nos consta ese dolor. Paz a los restos del Presidente Hugo Chávez.

Venezuela somos todos nosotros y es momento de construir, aprender y hacer lo que debemos. Como líderes, pedimos respeto a los dolientes y a las leyes que nos constituyen. Creyentes en las alternativas y la libertad, sabemos que se puede hacer política sin odios, sin revanchismos, sin violencia. Así es el país que merecemos y que debemos a construir.

Sigamos adelante.