Archivo de la etiqueta: elecciones veneziela

Nosotros somos la solución

La ineficacia de quienes están en el gobierno, los ministros de siempre, se ha comprobado día tras día desde que están montados en el poder. Ahora quieren hacer creer que los problemas que aquejan la vida diaria de los venezolanos les preocupan, como si fueran nuevos estos problemas. Y eso es una burla que nos indigna a todos los venezolanos.

De pronto Nicolás, luego de haber sido Vice-Presidente, se dio cuenta de que los hospitales no sirven. ¿Y por qué no sirven? No será por culpa de los trabajadores ni de las enfermeras que terminan comprando desinfectante y llevando comida a los enfermos. No será por culpa de los médicos que como pueden orientan a las familias para conseguir las cosas que su enfermo necesita y el hospital no tiene. No será por culpa de los técnicos que resuelven para que un ascensor medio funcione. No será por culpa de los enfermos, Nicolás. El problema eres tú y tus cómplices en este desgobierno. ¿O es que vas a prohibir por decreto que la gente se enferme?

De pronto Nicolás, luego de haber sido el segundo hombre con más poder en el país, se dio cuenta de que las escuelas que maneja el Ministerio de Educación se han convertido en una trampa más de la pobreza, dejando a quienes tienen menos recursos sin la tranquilidad de que sus muchachos están cuidados y seguros. ¿Y por qué no funcionan bien esas escuelas, Nicolás? No será por culpa de los docentes, que como pueden van a cumplirle a sus muchachos, aunque no tengan dotaciones de material escolar. No será por culpa de los trabajadores, que han tenido que ver cómo hacer con los baños inservibles y las instalaciones cayéndose. No será por culpa de los padres, que hoy viven angustiados porque los malandros en los barrios están afuera, esperando que el muchacho abandone la escuela para meterlo al mundo de la delincuencia. No será por culpa de los alumnos, Nicolás. El problema eres tú y el empeño en buscar siempre una excusa política para echarle la culpa a otro. ¿O es que vas a prohibir por decreto que la gente quiera progresar y vas a obligarlos a que se conformen con lo que haya?

De pronto Nicolás, luego de haber sido el segundo hombre con más poder en el país, se dio cuenta de que nueve de cada diez delitos no son castigados. Además del alto costo de la vida, resulta que a los malandros y delincuentes la muerte de personas de bien les sale baratísima. ¿Y por qué no ha funcionado la Gran Misión A Toda Vida, Nicolás? No será por culpa de los dolientes que hacen colas en la morgue esperando, llorando por el dolor y por saber que el sistema de justicia no va a castigar ese delito. No será por culpa de los policías honestos, que no pueden denunciar a las autoridades que están metidas en la cochinada de las mafias y el narcotráfico porque saben que nadie va a proteger su vida. No será por culpa de los familiares de los presos, que sufren las requisas más crueles y los vejámenes más inhumanos cada vez que quieren visitar a un privado de libertad. No será por la prensa, que reseña cómo cada cierto tiempo arman su propia guerra y ustedes terminan negociando con los delincuentes de mayor jerarquía. No será por culpa de los venezolanos a los que atracan a diario, Nicolás. El problema eres tú y el empeño en distraer con la polarización tu incapacidad para darnos soluciones. ¿O es que vas a prohibir por decreto que a la gente le duelan los miles de venezolanos que ha matado la violencia, sin preguntarles de qué partido eran?

¿Cómo explicas este desgobierno, Nicolás? ¿Cuándo es que tú le vas a pedir disculpas a los venezolanos por haberlos hecho más pobres en apenas semanas de encargado? ¿Cuándo vas a terminar de aceptar que te conviene mantener a nuestros hermanos más necesitados secuestrados por la pobreza y sus trampas? ¿Cuándo vas a explicar cómo es que todavía dependemos del petróleo y de las importaciones? ¿A cuenta de qué te vistes con la bandera nacional, si tus políticas sólo benefician a los que están afuera y a los que tienen más plata?

Vives con la palabra “oposición” y con el nombre del presidente, que en paz descanse, puestos en la boca. Lo único que tienes son excusas y embustes, porque ni siquiera eres capaz de representar una evolución del modelo político de tu partido. Eres una mala copia que repite cosas por escrito, igualito que ahora que repiten los programas de televisión en el canal del Estado, haciendo que una misma promesa sea incumplida dos y tres veces. Mentiroso.

Durante años han tenido secuestrado el voto de quienes más necesitan ayuda. Pero la gente se cansó, Nicolás. Tu militancia se cansó y ya no te creen. Así de sencillo. El partido de gobierno, a punta de chantaje, les secuestró el voto a muchos venezolanos y los extorsionó cada vez que hay elecciones, porque eso es lo único que tienen: poder y dinero. Pero el buen gobierno es más que eso. Y es lo que quiere ver la gente.

Y nosotros no nos oponemos al buen gobierno, si lo hubiese, sino a la corrupción y al chantaje, a la mentira, a la pobreza, al abandono del pueblo. Síguenos llamando oposición, que así queda más claro qué es lo que representan tú y tu candidatura. Por nuestra parte, nosotros sabemos que somos la solución. Y eso es algo, Nicolás, que tú no puedes decirle ni a tu propia militancia. Mucho menos a quienes has excluido por no compartir tus ideas.

 

Anuncios

Nuestro compromiso es mayor

Hace unos días presté juramento con mi mano puesta sobre la Constitución de nuestro estado Miranda; juré y juro defender a nuestro pueblo y seguir trabajando por el progreso y beneficio de todos los mirandinos.

Juramentación como Gobernador de Miranda Comenzamos un nuevo período, que asumo sin olvidar que el anterior planteó retos
enormes y que ahora debemos superarnos a nosotros mismos. El compromiso es cada
vez más grande.

Por eso este período comienza con una fuerza mayor. El 16 de diciembre no sólo
ganamos una elección, ganamos la oportunidad de seguir trabajando por nuestro
pueblo mirandino, de seguir haciendo las cosas bien y para todos por igual.

En Miranda resistimos a los intereses de un gobierno que quiere atraso, nosotros, al
igual que todos ustedes, queremos progreso. Aquí vinimos a trabajar por la paz y la
tranquilidad de todos, porque sabemos que hay un pueblo que clama por un gobierno
que esté dispuesto a trabajar por ellos y en solucionar sus problemas.

Estamos seguros de que el pueblo mirandino no se deja expropiar su futuro. Por eso
debo repetir que cada mirandino está llamado a imaginar el país que quiere tener y ser
parte de la fuerza necesaria para que cumplamos ese objetivo. Todo lo que ha hecho el
ser humano ha tenido que ser imaginado primero. Tenemos que pensar qué nos toca
hacer a cada uno para que el país que merecemos los venezolanos sea una realidad.
Todos somos responsables del futuro.

Por eso hoy quiero pedirles que no pierdan la fe, porque por encima de cualquier
diferencia nosotros seguiremos pensando en el bien de nuestra Miranda y de nuestra
Venezuela. Ustedes saben que cuentan conmigo y yo cuento con todos ustedes para
seguir luchando.

Luchar es lo que hicimos el 16 de diciembre y seguiremos haciendo en estos 4 años
que nos quedan por delante en Miranda. Nuestra lucha es a diario, para que cada día
más mirandinos puedan atenderse en nuestra Red de Salud Francisco de Miranda que
construimos desde cero y hoy es ejemplo en toda Venezuela. Nuestra lucha es para
que ningún niño se nos quede fuera de la escuela y sin la posibilidad de progresar.
Nuestra lucha es para decirle a este gobierno central que sus políticas económicas
son completamente erradas y que nosotros estamos dispuestos a demostrarles que
en Venezuela tenemos suficiente talento y un pueblo emprendedor que quiere salir
adelante y tener un futuro mejor, y que sólo necesitan el impulso para lograrlo.
Nuestra lucha es para que todas las viviendas sean de bloque. Nuestra lucha es para atender a todos por igual y garantizar su tranquilidad.

Por eso le pido a nuestros Secretarios: J. Maragall, G. Villasmil, R. Velasco, R. López,
O. Salinas, J. Fernández, V. Lira y Comisario E. Guzmán, nuestros Secretarios por el
Progreso, que hoy el compromiso debe ser mayor y la lucha debe ser más grande, para
darle a nuestro pueblo ese futuro mejor que merece. Nosotros estamos aquí para que
la nuestra ayuda llegue a donde tiene que llegar. Por encima de cualquier diferencia
debemos pensar en nuestro pueblo.

Nuestra Secretaria de Gobierno Adriana D’Elia y yo tenemos la misma vocación de
vida: servir a los demás, y eso es lo que hemos hechos durante todos estos años.
Ella sabe que debemos atender a todos por igual, sin importar su tendencia política.
Porque en Miranda seguiremos haciendo el bien, sin mirar a quién. Vinimos a servir,
no a ser servidos.

Nuestro pueblo nos conoce. Los cuatro años que tenemos por delante serán de más
compromiso y más lucha. Estos cuatro años serán para seguir profundizando nuestra
lucha y objetivos. Estos cuatro años serán para que sigamos construyendo escuelas,
liceos y preescolares. Estos cuatro años serán para que nuestra Red de Salud siga
creciendo. Estos cuatro años serán para seguir apoyando a nuestros emprendedores
y para seguir generando empleos. Estos cuatro años serán para demostrar que pese
a nuestro problema presupuestario, estamos para trabajar por la seguridad, para que
nuestro pueblo no viva en una casa de latón y para seguir trabajando por Venezuela.

Miranda tiene una responsabilidad con Venezuela: mantener viva la posibilidad de
imaginar un futuro mejor para el país. Muchas familias que esperan un cambio en sus
vidas en otras regiones del país siguen viendo cómo el aparato centralista les mata sus
sueños. Lo digo sin temor a equivocarme: lo que hoy construimos para Miranda es una
esperanza para todo un país.

Yo estoy en la construcción de una Venezuela donde todos se levanten tranquilos,
donde todos tengan una mejor vida. Nunca renunciaré a la lucha por nuestro pueblo.
Ese seguirá siendo el compromiso. Sin divisiones ni peleas, la única polarización que a
mí me interesa es la de los problemas contra las soluciones, y resolver esos problemas.

Demostramos que los liderazgos no se construyen por decreto ni a la sombra de
otros, sino trabajando y asumiendo las responsabilidades de tener la confianza de los
venezolanos. Yo me comprometo con ustedes a que Miranda será esa esperanza que
necesitan nuestros hermanos y ese lugar para ser felices juntos. Venezuela tiene más
futuro que pasado.

¡Que Dios bendiga a Miranda! ¡Que Dios bendiga a Venezuela! Seguimos adelante.