Archivos Mensuales: abril 2013

¡Esta lucha es una lucha por la verdad!

La nuestra es una lucha por la verdad y el gobierno nacional cada vez se enreda más en sus mentiras. Ya les resulta imposible sostener una red de falsedades sobre las cuales han decidido fundar su manera de hacer política. El partido de gobierno inventa, inventa e inventa y es el mismo pueblo quien lo refuta, lo deja en evidencia y lo castiga.

HCR Constitución

Muchas veces intentaron ponerse con excusa para la violencia una frase bendita: “Con la verdad no ofendo ni temo”, y ahora que las circunstancias no les permiten ni siquiera decirla les toca enfrentarse a un pueblo pacífico pero sin miedo. Un pueblo que sabe cuál es la verdad. Un pueblo que nos acompaña en este camino, porque nosotros lo que queremos es que triunfe la verdad.

Nicolás y el resto de su equipo, en buena medida reciclado, han decidido utilizar todo el aparato del Estado, todos los medios y el dinero del Estado, para mentirle al país. Lo que no esperaban era conseguirse a un pueblo despierto que no va a acompañarlo en sus mentiras. Nosotros queremos un país donde las responsabilidades que se asuman con la gente se cumplan y no se repitan una y otra vez hasta convertirlo en retórica politiquera. Nosotros queremos un país de paz, de diálogo y de entendimiento, pero para eso es necesario un cambio y Nicolás le ha dado las responsabilidades vitales del país a quienes ya le han fallado. Nosotros queremos un país donde se planifique y se pueda seguir paso a paso la evolución de la calidad de vida, pero los enchufados llaman a la violencia, a la división y al conflicto para distraer a la opinión pública de lo que pasa en realidad: que no pudieron, que son los ineficaces de siempre, que a ellos no les interesa que el país salga adelante.

Y por eso no les interesa que se sepa la verdad, sino inocular su mentira.

Ellos saben que los venezolanos no permitirán que sus derechos sean vulnerados. Ya estamos hartos de su ventajismo y eso ha quedado reflejado en el voto. Los derechos de los venezolanos no se negocian y nosotros estamos aquí para defender los de cada uno, porque quienes votaron por el partido de gobierno también merece que su voto sea considerado como parte de la solución a la crisis política en la que el PSUV insiste mantener hundido al país.

Nosotros no nos vamos a dejar amenazar por un gobierno ilegítimo que ya no tiene ningún liderazgo y tiene que apelar al miedo y al abuso de poder para mantenerse en un puesto. Nosotros no tenemos miedo. Es imposible temerle a quienes se han quedado sin pueblo. Puede que mantengan secuestradas a las instituciones —o que eso crean— y que insistan en mentirle a nuestras Fuerzas Armadas —o que eso crean—, pero en cada lugar del país hay gente que quiere tener un mejor futuro y eso quedó evidenciado en la imposibilidad de Nicolás para hacer algo con lo que le heredaron. La herencia que le dieron la derrochó y ahora, que le toca gobernar, no sabe cómo hacerlo y entonces sigue gritándole al viento.

Por otra parte, le reiteramos al Consejo Nacional Electoral que no aceptamos una auditoría chimba. Que el país quiere respuestas. Ya el país entero pudo ver quiénes son los enchufados y cuáles son los intereses que defienden. Se le mintió al país, se le ofreció un proceso de auditoría con completo acceso a la información y eso no ha sucedido. Le decimos al mundo y al país tenemos unos funcionarios que no están actuando para conocer la verdad sino para beneficiar al partido del gobierno.

Como no hay respuestas, impugnaremos las elecciones ante el Tribunal Supremo de Justicia, llevaremos adelante acciones concretas que pongan en evidencia la verdad. La que ustedes y nosotros conocemos. La que el gobierno insiste en ocultar.

Hoy todo el país sabe cómo el desespero los llevó a utilizar los medios de comunicación combinados con la agresión y el vejamen para vengar el respaldo popular que perdieron.

Incluso, tienen el atrevimiento de responsabilizar a los trabajadores honestos por la ineficiencia de los gerentes paracaidistas que están en los puestos importantes de nuestras empresas públicas por ser leales a un partido y no por saber lo que hay que hacer. O peor aún: se lo adjudican a la tristeza de sus militantes o a la confusión del pueblo que han estado defraudando sistemáticamente durante años. ¿Cómo se puede ser tan irresponsable para referirse así a una tristeza que convirtieron irresponsablemente en bandera política? ¿Cómo se puede tratar a quienes confiaron en ellos alguna vez de una manera tan irrespetuosa, en lugar de reconocer que fracasaron?

Los problemas del sector eléctrico no son culpa de los trabajadores de Corpoelec, ni de sabotajes ni de iguanas: es culpa de la ineficiencia de este gobierno. Los problemas de nuestras empresas básicas no son culpa de los obreros: es culpa de las mafias que han dejado que crezcan en torno a ellas porque están metidos en eso hasta las narices. Los problemas en CANTVA, el Metro de Caracas y otras dependencias del gobierno no son culpa de quienes cada día intentan resolver la manera de mantener los servicios, sino de la cantidad de personas que han llegado a los puestos siendo de los peores en sus sectores y convertidos en jefes por obra y gracia de un buen enchufe. Y eso lo saben ustedes así como lo sabe cada uno de los trabajadores. Aquí ya le acabó la capacidad de maniobra a sus mentiras.

Nosotros, por nuestra parte, decimos a los venezolanos que usemos todos los medios que tengamos a nuestro alcance para hacer que triunfe la verdad por encima de la mentira. Nosotros estamos del lado de la paz y nadie nos sacará de ese camino. No tenemos el dinero que tienen ellos, pero tenemos la conciencia limpia y la fuerza de la razón. Esas cadenas que meten los enchufados para tratar de evitar que los venezolanos escuchen lo que nosotros tenemos qué decir no son otra cosa que miedo.

No vamos a lavarle el rostro a quien tiene que darle respuesta al pueblo. Vamos a exigir el cumplimiento de las leyes porque hoy no le estamos mendigando al CNE, estamos exigiendo que se respeten nuestros derechos.

Todas nuestras acciones serán dentro del marco de la Constitución. Y debemos estar alertas para denunciar la mentira y defender la verdad. ¿Por qué tienen miedo de que nos escuchen sus militantes? Porque saben que hablamos con la verdad.

¿Por qué tienen tanto miedo a que se haga una auditoría como debe hacerse? Porque se dieron cuenta de que ésta ya no es la lucha de Henrique Capriles, sino la de millones de venezolanos. Esta es la lucha por la verdad.

Exigimos al gobierno que cese la persecución a los empleados públicos. Y a ustedes, hermanos funcionarios que a lo mejor tienen que leer esto escondidos o porque alguien se los mande, les digo algo: sepan que no los vamos a dejar solos. Estos casos de amedrentamiento, chantaje y revanchas en contra de los trabajadores no quedarán impunes y tendrán que verse en lo contencioso administrativo, ¡porque en Venezuela habrá justicia muy pronto!

¡Que Dios bendiga a Venezuela!

Anuncios

¡Ganamos y seguimos ganando!

El Comando Simón Bolívar ha aceptado la propuesta de auditoría del 46% restante de las cajas que ha propuesto el Consejo Nacional Electoral. El día de las elecciones fueron auditadas el 54% de las cajas. Ahora, nosotros sabemos que en esas 12 mil cajas restantes que serán auditadas están las evidencias de cuántos han sido los excesos cometidos por el partido actualmente en el gobierno, además de los que han sido evidentes para el país durante una campaña desigual, abusadora y ventajista que se sirvió del dinero de cada uno de nosotros para mantener un aparato político voraz que quiere mantenerse en el poder y ocultarle al país la verdad.

HCR_400_votando
Por eso quiero felicitar a cada uno de mis hermanos y hermanas, a todo nuestro pueblo que se unió a nosotros en esta lucha heroica. Ha sido una lucha por la verdad y, en toda la historia de los hombres y mujeres de bien, esas siempre han sido las más difíciles. Los venezolanos han decidido superar todos los obstáculos impuestos desde el partido de gobierno y sus cómplices.

Juntos hemos avanzado y la respuesta del CNE demuestra que seguimos dando pasos seguros. Juntos logramos sorprender a quienes jamás imaginaron como posibles los resultados que sabemos dio la cita del 14 de abril. Juntos hemos convencido a muchos venezolanos más de que existe la posibilidad de construir un país mejor y eso es innegable.

Juntos hemos logrado despertar al país y hacerle saber que sí se puede, que quienes queremos un país mejor somos más y que la esperanza siempre vence al miedo.

Me he comprometido a dar soluciones para todos los venezolanos. Por eso estamos buscándole solución al conflicto político que vive Venezuela actualmente y que se ha sido generado por quienes se encuentran en el poder. Ustedes mismos, cada venezolano sumado a esta lucha, nos han ayudado a desenmascarar las mentiras que intentan sembrar para justificar su violencia y sus acciones fuera de la ley. Olvidan que el gobierno tiene la responsabilidad de que el país tenga calma. No saben gobernar en paz: están demasiado acostumbrados a obedecer al conflicto y a mantenerse enchufados al poder.

Pero no podrá sacarnos de nuestra agenda de soluciones verdaderas y para todos. No pisaremos sus peines. Este país cambió y ellos todavía se niegan a leerlo así. Tienen una verdad que es mucho más grande que su soberbia. Por eso tienen miedo. Por eso mienten. Por eso intentan radicalizar un modelo de país que durante 14 años les ha sido imposible sostener por excluyente, ineficaz y basada en la politiquería.

Hay que dejar de lado las divisiones y el conflicto. Pero hay que hacerlo bien. Por eso cada una de las solicitudes que ha hecho el Comando Simón Bolívar está apegada a la Constitución. Nosotros estamos aquí para ofrecer soluciones y resolver este conflicto político en el marco de la legalidad, porque esta lucha es por todos los venezolanos. No se trata solamente del pueblo que me sigue a mí o a mi liderazgo. También se trata del pueblo que sigue a la otra opción, porque ellos también coinciden en la necesidad de hacer una auditoría, de revisar cada voto para conocer la verdad, de que su voto sea considerado.

Este momento tan importante que estamos viviendo en la historia democrática de Venezuela es una realidad gracias a cada voto, pero también gracias a todos nuestros testigos de mesa, equipos y técnicos electorales que hicieron posible encontrar una respuesta a nuestra solicitud ante el CNE. Sin ellos, no hubiese sido posible este arduo trabajo de recolección y recopilación de información.

Nosotros no tenemos los recursos económicos de todo el aparato del partido de gobierno, que ha decidido secuestrar el Estado y sus instituciones. Lo sabemos. Pero sí tenemos una voluntad gigantesca para que este país salga adelante. Y cuando estemos en el gobierno, serán estas voluntades y no el dinero ni el poder mal utilizado lo que nos garantizará la confianza de nuestro pueblo. Avocados a encontrarle solución a los problemas que cada día afectan a los venezolanos, hoy reafirmamos que sabemos que cada minuto que pasa estamos sumando más gente a nuestra causa a punta de ejemplo, inclusión y futuro.

¡Que el odio siga perdiendo militantes! Nosotros estamos ganando voluntades.

Antes de terminar, quiero mandar un mensaje a los empleados públicos que están siendo perseguidos y acosados. Nosotros rechazamos todas las persecuciones que están sufriendo nuestros servidores públicos y por eso le enviamos un mensaje de ánimo y de fortaleza a todos aquellos que están siendo intimidados producto de los resultados obtenidos el domingo. Ustedes ya vencieron el miedo y hoy son un ejemplo que ayudará a que muchos más de sus compañeros de trabajo, quienes los conocen y saben que son excelentes profesionales y personas de bien, se den cuenta del país que quieren imponernos desde el poder.

De aquel lado no sabemos quién manda, pero aquí juntos tenemos un liderazgo. Sabemos que en Venezuela hay una crisis política pero también sabemos que hay una crisis social y económica que el gobierno intenta tapar con su politiquería. Mantengamos la firmeza de quienes sabemos que tenemos la razón. Este es el momento de controlar las emociones negativas: no permitan que nadie lleve a nuestro pueblo por un atajo, porque eso sòlo beneficia a quienes quieren pescar en río revuelto.

Hoy tenemos que tener mucha coherencia, disciplina y confianza. El liderazgo tenemos que ejercerlo con todo lo que eso implica, pues millones de venezolanos votamos por una alternativa distinta y hoy sabemos cuántos somos. Confianza y coherencia. Somos gente de paz, pero con nuestras convicciones bien claras. Y sabré defenderlas. Es mi compromiso.

¡Qué Dios bendiga a Venezuela!

DECLARACION DE LA UNION DE PARTIDOS LATINOAMERICANOS FRENTE A LA INCERTIDUBLE EN LOS RESULTADO DE LAS RECIENTES ELECCIONES PRESIDENCIALES VENEZOLANAS

La Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA) ante los cuestionamientos a la legitimidad de los resultados de las elecciones presidenciales realizadas el 14 de abril en Venezuela; y Considerando: 1-. Que este domingo se realizaron elecciones presidenciales en Venezuela para elegir al sucesor del fallecido presidente Hugo Chávez, en las que las principales candidaturas fueron la del presidente encargado, Nicolás Maduro y la del gobernador Henrique Capriles. 2.- Que conocido el 99,12% de los votos escrutados, el candidato oficialista obtuvo el 50,66 % de la votación que equivale a 7.505.338 votos y el candidato de la oposición 49,07% que corresponden a 7.270.403 votos, con lo que la diferencia entre ambos fue de tan sólo 234.935 votos. 3.- Que el candidato de la oposición, Henrique Capriles ha denunciado 3200 incidencias no resueltas, lo que sumado a otras irregularidades del proceso, le otorgaría de acuerdo a sus cálculos la victoria en estos comicios. 4.- Que el Rector del Tribunal Supremos Electoral de Venezuela, Vicente Díaz, ha solicitado una auditoría del 100% de los votos emitidos en la jornada electoral, dada la estrecha diferencia existente entre los dos candidatos principales, solicitud a la que adhirieron los dos candidatos principales Nicolás Maduro y Henrique Capriles. 5.- Que en razón de estos hechos, existe una gran tensión y polarización en el país, junto con un fuerte cuestionamiento de los abusos de poder cometidos durante la campaña y supuestas manipulaciones realizadas por el Poder Electoral. Declara: 1.- Felicitar al bravo pueblo venezolano, por la valentía demostrada al participar en un proceso electoral en el que no existió igualdad de condiciones entre los candidatos y en el que se sucedieron una serie de irregularidades que cuestionan seriamente sus resultados. 2.- Exhortar a las organizaciones regionales y a los estados americanos a que difieran el reconocimiento del nuevo presidente venezolano y esperen para ello los resultados finales que se obtengan de las revisiones y auditorías que deben realizarse al proceso. 3.- Reiterar el compromiso de la Unión de Partidos Latinoamericanos con la defensa de la democracia en el continente y con el respeto a la voluntad soberana de los pueblos que se manifiesta a través de elecciones libres y transparentes.

Jovino Novoa Presidente Unión de Partidos Latinoamericanos

Santiago de Chile, 18 de abril de 2013.

¡Hoy todos podemos cambiar el país!

Estoy seguro de que la gran mayoría de los venezolanos queremos lo mismo: un país donde todos podamos vivir tranquilos, donde la posibilidad de crecer esté abierta para todos, un país cuyo futuro construyamos entre todos. Todos. Esa palabra es muy importante un día como hoy, cuando nuestro voto se convierte en la manera de cambiar a Venezuela y convertirla en el país que merecemos, que soñamos, que haremos realidad.

La participación de todos es fundamental. Ésa podría ser la primera lección que los venezolanos le demos al mundo como inicio de una nueva época, de una nueva era democrática, del futuro. Cada venezolano debe ir a votar y manifestar sus convicciones de una manera honesta y valiente. Sin dejarse manipular por chantajes. Sin odios. Sin miedo. ¡Hoy es el día para que cada uno haga posible el país que sueña!

Esperanza, fe y valentía

Esperanza, fe y valentía

Tengo mucho tiempo recorriendo el país. Pocos líderes políticos pueden decir lo mismo, pues a Venezuela entera le consta el esfuerzo que hemos puesto en recorrer todo nuestro territorio para concebir un proyecto que brinde una esperanza verdadera a cada uno de mis hermanos y mis hermanas. Conozco de cerca los problemas que vive nuestro pueblo y los conozco de su propio testimonio, de caminar junto a mis hermanos, de ver la realidad a los ojos y sin miedo.

¡Nadie puede tener miedo si sabe que el futuro va a ser mejor! Pero la ineficacia de décadas, agravada en estos últimos años, hace que los habitantes de los Andes, de los Llanos, de la Selva, de Guayana, de Oriente, de Occidente y de nuestras islas sigan teniendo los mismos problemas que hace años. Y sé que todos deseamos soluciones que permitan algo mucho más importante y más grande: poder imaginar un futuro.

Y hoy todos vamos a decidir entre dos opciones de futuro posibles. Por eso cada uno de nosotros debe asegurarse de que nuestros hermanos y hermanas hagan posible su participación en esta decisión que marcará nuestra vida por años. Votar es mucho más que sumar una cifra a un resultado: votar es creer que merecemos un país mejor, votar es manifestarse a favor de lo que merece nuestro país, votar es formar parte del futuro.

Imagine por un momento lo que quiere para usted y para los suyos y revise las condiciones del país donde vivimos ahora. Imagine cuanto puede hacer usted por convertirlo en un lugar que se parezca a lo que sus hijos merecen y revise cuál es el futuro que quiere para ellos. Imagine que todos podemos formar parte de un país sin exclusión donde la voz de cada uno sea respetada, escuchada e incorporada a una Venezuela a la que pertenezcamos todos.

¡Yo sé que una Venezuela unida y sin exclusiones es posible! Y sé que muchos de quienes tienen otra tendencia política también quieren ver esa Venezuela. Creo que el día de hoy es el que hemos estado esperando para demostrarle al mundo que hemos aprendido la lección, que sabemos qué es lo que tenemos y cuánto podemos hacer con eso. Creo que hoy es el día en que la esperanza dejará de ser un instrumento de la extorsión y que la valentía llenará el alma de quienes vayan a ejercer el voto para hacerlo a favor de su futuro.

Necesitamos que llegue la solución a cada problema de cada venezolano. Necesitamos construir el país entre todos. Necesitamos el apoyo y el esfuerzo de todos. Es hora de que un proyecto de futuro lo convoque y de eso se trata la decisión de hoy. Y esa decisión la tomaremos entre todos.

Es función de cada venezolano despertar en el otro el ánimo que lo involucre en esta decisión que nos incluye. Las naciones que han dejado sus decisiones en manos de alguien más, en manos de otro, en manos de un extraño, no han sido ejemplo de progreso sino de largos períodos de oscuridad. Por eso cada uno de nosotros se convierte en mucho más que un movilizador durante una fecha electoral: somos los custodios de la democracia, los protagonistas de la historia, los responsables del futuro.

Creo que hoy es el día en que Venezuela nos convoca a vencer el miedo. Pero para lograrlo todos somos imprescindibles. ¡Pueden llegar por fin los buenos tiempos que llevamos tanto tiempo esperando! Hoy todo se trata de confianza. Y la confianza es algo que ha sido determinante en mi vida política. Por eso la respeto tanto, por eso la fortalezco con cada compromiso, por eso me he dedicado a esto: a servirle al pueblo venezolano y dejar en eso mi vida.

Confío en cada uno de ustedes. Confío en que cada quien haga lo que le corresponde. Confìo en que somos más los que queremos un país mejor. Si todos asistimos a ejercer el deber del voto, si todos entendemos cuán importante es nuestra participación el día de hoy, entonces el futuro y Venezuela serán indetenibles y nuestros. No hay manera de detener a la verdad.

Todos a votar, porque Venezuela somos todos. Digamos con orgullo esa frase que nos llena por saber cuánto satisface el deber cumplido: ¡Yo soy venezolano!

Gracias por tu confianza, Venezuela. ¡Que Dios nos bendiga a todos! El futuro es nuestro.

La nuestra es una lucha épica

HCR MARGARITA

Con la victoria de nuestro proyecto, el 15 de abril será para Venezuela el día que inicie el camino hacia la paz y el encuentro de todos para construir el futuro que merecemos. Y lo sé porque en ese futuro que deseamos y conquistaremos los venezolanos ni la violencia, ni la exclusión ni el insulto conseguirán de dónde afianzarse.

Ese futuro nos pertenece a los venezolanos que queremos que se respete la vida, que se pueda progresar sin que nadie se quede en el camino, que se acaben las mentiras Y vamos a lograrlo porque si algo tiene el futuro es que es indetenible.

Esta lucha que estamos llevando adelante junto al pueblo venezolano es contra los corruptos y los enchufados. Esta lucha es contra los abusos de un Estado que ha sido secuestrado por un partido político cuya dirigencia cada vez piensa menos en sus militantes y más en mantenerse atornillados en sus puestos. Esta lucha es contra los vicios de la política de quienes, cada vez que hay una elección, juegan con la esperanza del pueblo para engatusarlo.

Y son precisamente los militantes del partido de gobierno quienes mejor saben que en cien días Nicolás nos ha empobrecido a todos. Y la causa no es otra que su incapacidad para conducir el Estado. Ni siquiera con todas las marramucias que han hecho los poderes cómplices para mantenerlo en el ejercicio le han servido para hacerle algún bien al país. Teniendo todo el poder en sus manos no ha hecho absolutamente nada, aparte de esconderse detrás de un nombre que usa como excusa.

La nuestra es una lucha épica porque no le tenemos miedo a ninguno de esos obstáculos que intentan ponernos, producto del desespero. Nuestros hermanos que tienen menos recursos son los primeros decepcionados del desempeño de alguien que está usurpando un cargo para el cual no recibió el voto de los venezolanos.

Cada acto de corrupción, cada abuso, cada despropósito de este gobierno se convierte en una razón más para defender a Venezuela de su incapacidad, en más fuerza para cada uno de nosotros. Nada les permitirá torcer la voluntad de nuestro pueblo ni nuestras ganas de hacer de este país un lugar mejor para cada venezolano, sin importar su tendencia política.

Nuestra propuesta no asusta ni amenaza: convoca, esperanza y fortalece los deseos de vivir mejor que tiene cada madre, cada hermano, cada vecino. Y si Nicolás y su combo deciden utilizar a las instituciones del Estado para su campaña, usando el dinero de los venezolanos para beneficiarse políticamente, nosotros usaremos la institución más sólida de nuestro país, la que nunca se equivoca: la familia. En la comunidad, en el trabajo, con el amigo. Cada miembro de las familias que quieren un mejor futuro convertido en un movilizador. Cada sueño de un venezolano convertido en una razón.

Por eso a ellos lo que hoy más los asusta es que no tengamos miedo. Y es comprensible. Nicolás, como presidente encargado, ni siquiera ha logrado convencer a su militancia, quienes se han visto tan afectados como cualquiera por su irresponsabilidad, su Paquetazo Rojo y su falta de consideración con quienes menos tienen.

No lograron asustarnos ni amilanarnos: el 15 de abril se demostrará que no hay maquinaria corrupta que valga cuando los ciudadanos deciden mejorar sus vidas gracias al voto. Ésa será nuestra épica: no un repaso de memoria de hechos del pasado, sino la verdad y la voluntad puestas en cada acción del presente pensando en nuestro futuro. Los héroes del país que está por venir están hoy en cada casa y en cada comunidad, trabajando por esta victoria.

Este nuevo recorrido que he estado haciendo por el país me ha servido para reafirmar mi voluntad y mi vocación de servicio al pueblo venezolano. Por donde hemos pasado las deudas del gobierno central siguen intactas y tanto los problemas como los culpables siguen siendo los mismos. La incapacidad de Nicolás y su combo para darle alguna solución al pueblo ha quedado demostrada en cada región del país que sigue esperando que alguien gobierne a favor de los venezolanos y para los venezolanos.

Los venezolanos saben lo que nuestra propuesta ofrece para los primeros 100 días de gobierno. Lamentablemente también sabemos lo que es capaz de hacer Nicolás en apenas cien días de desastre. Ese contraste es imposible de ocultar: la inflación está batiendo récord y se siguen haciendo los locos con las dos devaluaciones con las que apuñalaron a cada venezolano y ahora pretenden pintarle pajaritos en el aire a quienes creyeron en ellos el año pasado.

Ya no les sirve de nada tener a la gente esperanzada en listas de viviendas, porque su lista de promesas incumplidas y problemas se ha vuelto mucho más grande. Ya no les sirve de nada regalar lavadoras y neveras, porque las familias de nuestros barrios no quieren seguir teniendo que pagar funerales de sus seres queridos por culpa de su incapacidad para darnos seguridad. Ya no les sirve de nada comprar a los que se dejan comprar, porque lo que hoy les reclaman quienes confiaron en ellos no son cosas que se venden. Es la vida. Es la tranquilidad. Es todo lo que han sido incapaces de lograr.

Por eso sabemos que los votos con los cuales derrotaremos al miedo vendrán de lo que ellos creen que hoy son sus propias filas. Son muchos los decepcionados y muy pocos los que están vestidos de rojo y comiendo del petróleo a más de cien dólares. Y eso cada día queda más claro. Es el momento de un cambio de gobierno y aquí estamos nosotros para asumir esa responsabilidad. Sabemos cómo hacerlo y no será escondiéndonos detrás de nadie, sino resolviendo los problemas como deben resolverse: con eficacia y pensando en el futuro.

¡Un futuro mejor y para todos los venezolanos! Sigamos adelante.