Nuestro compromiso es mayor

Hace unos días presté juramento con mi mano puesta sobre la Constitución de nuestro estado Miranda; juré y juro defender a nuestro pueblo y seguir trabajando por el progreso y beneficio de todos los mirandinos.

Juramentación como Gobernador de Miranda Comenzamos un nuevo período, que asumo sin olvidar que el anterior planteó retos
enormes y que ahora debemos superarnos a nosotros mismos. El compromiso es cada
vez más grande.

Por eso este período comienza con una fuerza mayor. El 16 de diciembre no sólo
ganamos una elección, ganamos la oportunidad de seguir trabajando por nuestro
pueblo mirandino, de seguir haciendo las cosas bien y para todos por igual.

En Miranda resistimos a los intereses de un gobierno que quiere atraso, nosotros, al
igual que todos ustedes, queremos progreso. Aquí vinimos a trabajar por la paz y la
tranquilidad de todos, porque sabemos que hay un pueblo que clama por un gobierno
que esté dispuesto a trabajar por ellos y en solucionar sus problemas.

Estamos seguros de que el pueblo mirandino no se deja expropiar su futuro. Por eso
debo repetir que cada mirandino está llamado a imaginar el país que quiere tener y ser
parte de la fuerza necesaria para que cumplamos ese objetivo. Todo lo que ha hecho el
ser humano ha tenido que ser imaginado primero. Tenemos que pensar qué nos toca
hacer a cada uno para que el país que merecemos los venezolanos sea una realidad.
Todos somos responsables del futuro.

Por eso hoy quiero pedirles que no pierdan la fe, porque por encima de cualquier
diferencia nosotros seguiremos pensando en el bien de nuestra Miranda y de nuestra
Venezuela. Ustedes saben que cuentan conmigo y yo cuento con todos ustedes para
seguir luchando.

Luchar es lo que hicimos el 16 de diciembre y seguiremos haciendo en estos 4 años
que nos quedan por delante en Miranda. Nuestra lucha es a diario, para que cada día
más mirandinos puedan atenderse en nuestra Red de Salud Francisco de Miranda que
construimos desde cero y hoy es ejemplo en toda Venezuela. Nuestra lucha es para
que ningún niño se nos quede fuera de la escuela y sin la posibilidad de progresar.
Nuestra lucha es para decirle a este gobierno central que sus políticas económicas
son completamente erradas y que nosotros estamos dispuestos a demostrarles que
en Venezuela tenemos suficiente talento y un pueblo emprendedor que quiere salir
adelante y tener un futuro mejor, y que sólo necesitan el impulso para lograrlo.
Nuestra lucha es para que todas las viviendas sean de bloque. Nuestra lucha es para atender a todos por igual y garantizar su tranquilidad.

Por eso le pido a nuestros Secretarios: J. Maragall, G. Villasmil, R. Velasco, R. López,
O. Salinas, J. Fernández, V. Lira y Comisario E. Guzmán, nuestros Secretarios por el
Progreso, que hoy el compromiso debe ser mayor y la lucha debe ser más grande, para
darle a nuestro pueblo ese futuro mejor que merece. Nosotros estamos aquí para que
la nuestra ayuda llegue a donde tiene que llegar. Por encima de cualquier diferencia
debemos pensar en nuestro pueblo.

Nuestra Secretaria de Gobierno Adriana D’Elia y yo tenemos la misma vocación de
vida: servir a los demás, y eso es lo que hemos hechos durante todos estos años.
Ella sabe que debemos atender a todos por igual, sin importar su tendencia política.
Porque en Miranda seguiremos haciendo el bien, sin mirar a quién. Vinimos a servir,
no a ser servidos.

Nuestro pueblo nos conoce. Los cuatro años que tenemos por delante serán de más
compromiso y más lucha. Estos cuatro años serán para seguir profundizando nuestra
lucha y objetivos. Estos cuatro años serán para que sigamos construyendo escuelas,
liceos y preescolares. Estos cuatro años serán para que nuestra Red de Salud siga
creciendo. Estos cuatro años serán para seguir apoyando a nuestros emprendedores
y para seguir generando empleos. Estos cuatro años serán para demostrar que pese
a nuestro problema presupuestario, estamos para trabajar por la seguridad, para que
nuestro pueblo no viva en una casa de latón y para seguir trabajando por Venezuela.

Miranda tiene una responsabilidad con Venezuela: mantener viva la posibilidad de
imaginar un futuro mejor para el país. Muchas familias que esperan un cambio en sus
vidas en otras regiones del país siguen viendo cómo el aparato centralista les mata sus
sueños. Lo digo sin temor a equivocarme: lo que hoy construimos para Miranda es una
esperanza para todo un país.

Yo estoy en la construcción de una Venezuela donde todos se levanten tranquilos,
donde todos tengan una mejor vida. Nunca renunciaré a la lucha por nuestro pueblo.
Ese seguirá siendo el compromiso. Sin divisiones ni peleas, la única polarización que a
mí me interesa es la de los problemas contra las soluciones, y resolver esos problemas.

Demostramos que los liderazgos no se construyen por decreto ni a la sombra de
otros, sino trabajando y asumiendo las responsabilidades de tener la confianza de los
venezolanos. Yo me comprometo con ustedes a que Miranda será esa esperanza que
necesitan nuestros hermanos y ese lugar para ser felices juntos. Venezuela tiene más
futuro que pasado.

¡Que Dios bendiga a Miranda! ¡Que Dios bendiga a Venezuela! Seguimos adelante.

Anuncios

11 pensamientos en “Nuestro compromiso es mayor

  1. dr CARLOS DAVID ARROYO cdarroyog@hotmail.com

    Muy buen articulo! Como quise y aun quiero, q el ambito de accion, no solo fuera el Edo. Miranda,sino toda VENEZUELA! Ese es el camino!!!

    Responder
  2. lili

    Buenos días! Una Miranda para todos por igual! Tuve la oportunidad de conocer el viernes un artesano de los teques me mostraba su arte en madera y su sinceridad en la mirada como se le ve el amor por lo que hace! Luego en el metro ver a un señor de la tercera edad enfermo y diciendo que el ya no tiene oportunidad por su edad! Una madre con un niño en brazos contándome todas las injusticias y humillaciones cuando busca un trabajo! Somos un país tan rico sobre todo en gente! Que todo esto no debería estar pasando! Solo pido como venezolana que toda tu sensibilidad humana toque a las funcionarios, políticos y pueblo entero! Como siempre digo no tengo porque estar vestida de un color político! Porque venezolanos somos todos! Es una reflexión que hago como venezolana. Como Madre! Mi respeto y admiración por tus palabras llenas de sabiduría y fe para que todos vivamos mejor!

    Responder
  3. Migdalis Rodríguez Samuel

    ¡Feliz Domingo! Yo creo que gran parte de los venezolanos estamos siendo responsables con nuestro futuro, sólo le pido a Dios que fortalezca nuestra Fe y que recompense todos nuestros esfuerzos con bendiciones, sobre todo que reine la PAZ en Venezuela.

    Responder
  4. Silvina Lira

    Que lindo este mensaje de tu columna del día de hoy,,, y es que es parte de ese discurso hermoso que dirigiste a todos los presentes en el ” Pepe Carrillo” el día 16 en Tu Toma de Posesión y a la cual tuve el privilegio de asistir . Fue un honor para mi y se que para todos oírte dar esas palabras de aliento y refrescantes , llenas de paz , armonía y esa serenidad que tu trasmites,,, por eso se que dios mediante en este nuevo periodo continuaras trabajando muy fuerte con la ayuda de tu equipo para hacer del Edo Miranda , la muestra y ventana de entrada a la nueva Venezuela.

    Que mi dios te siga bendiciendo para juntos hagamos de este País ejemplo en el Mundo

    Besos y un Gran Abrazo, te quiero mucho mi Henrique.

    Responder
  5. Neyda Quintero Sulbaran

    En base a la Fe Henrique personalmente confio en que tu haz y seguiras haciendo lo mejor para Miranda y voy mas alla,si la historia hace justicia tu llegaras a dirijir el destino de nuestro pais en algun momento porque nuestro pais necesita mas gente que haga sin hablar tanto,estoy pendiente de tus intervenciones y hasta ahora Dios te a dado sabiduria para esquivar las trampas.Adelant Capriles!!!!!

    Responder
  6. Gabriela Carolina

    Saludos.

    Si bien ahora es mayor el compromiso de Ud. y su equipo en Miranda, mayor son las dificultades a la vista, ya que el nefasto gobierno central cada vez más busca la manera de apoderarse de todos los recursos, pero confío su gestión en este estado crecerá y se desarrollará ante las dificultades, con visión que distingue todas las posibilidades y hace uso efectivo, eficaz y eficiente de los recursos, con Fe en un mejor futuro para los mirandinos y Dios mediante esta tierra será una Luz para todo el pueblo de nuestra linda Venezuela en un santo tiempo. Tener la voluntad de Fe impulsa todo lo demás. Sólo basta un poquitín de Fe en el bien para salir adelante en un futuro de progreso, y como la tenemos así será. ¡Que San Miguel Arcángel nos proteja a todos en este camino, cortando y liberando con su espada azul y cristal cualquier situación desprovista de armonía, Amén!!!!!!!!!

    Responder
  7. carmen

    cta Constitutiva de la Junta Militar de Gobierno surgida el 23 de enero de 1958

    JUNTA MILITAR DE GOBIERNO
    DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA
    ACTA CONSTITUTIVA

    Las Fuerzas Armadas Nacionales en atención al reclamo unánime de la nación y en defensa del supremo interés de la República, que es su principal deber, han resuelto poner término a la angustiosa situación política par que atravesaba el país a fin de enrumbarlo hacia un Estado democrático de Derecho y en consecuencia

    Acuerda:

    Artículo 1º.- Se constituye una Junta Militar de Gobierno integrada par cinco miembros, a saber: Contralmirante Wolfgang Larrazábal, Coronel Abel Romero Villate, Coronel Roberto Casanova, Coronel Carlos Luis Araque y Coronel Pedro José Quevedo.

    La Presidencia de la Junta la ejercerá el Contralmirante Wolfgang Larrazábal.

    Artículo 2º. – La Junta así constituida asumirá todos los poderes del Estado, y par lo tanto, ejercerá el Poder Ejecutivo de la Nación mientras se organizan constitucionalmente los Poderes de la República, dentro de las pautas del artículo 3º.

    Artículo 3º.- Se mantiene en plana vigencia el ordenamiento jurídico nacional, en cuanto no colida con la presente Acta Constitutiva y con la realización de los fines del nuevo Gobierno, a cuyo efecto la Junta Militar dictará, mediante Decreto refrendado par el Gabinete Ejecutivo, las normas generales y particulares que aconseje el interés de la República, inclusive las referentes a nueva organización de las ramas del Poder Público.

    Artículo 4º.- Las Resoluciones, Actos, Decretos y demás providencias que la Junta acordare en ejercicio de sus altas atribuciones, serán tomadas par mayoría.

    Artículo 5º.- El Presidente de la Junta Militar de Gobierno, a nombre de la Junta, ejercerá las funciones normales del Jefe del Estado en todo cuanto sea compatible con el carácter colegiado del Poder Ejecutivo.

    Artículo 6º.- Los Decretos de la Junta Militar de Gobierno serán refrendados par el Ministro o los Ministros del Despacho a quienes corresponda, según el caso.

    Artículo 7º.- La Junta Militar tendrá un Secretario de su libre elección y remoción, el cual firmará junto con ella sus actos. Dicho Secretario será nombrado en la misma oportunidad del nombramiento del Gabinete Ejecutivo.

    Caracas, veintitrés de enero de mil novecientos cincuenta y ocho.

    (fdo.) WOLFGANG LARRÁZABAL, Contralmirante; ABEL ROMERO VILLATE, Coronel; ROBERTO CASANOVA, Coronel; CARLOS LUIS ARAQUE, Coronel; PEDRO JOSÉ QUEVEDO, Coronel. Por las Fuerzas Terrestres: MARCO AURELIO MOROS, Coronel, Encargado del Comando de las Fuerzas Terrestres. Por las Fuerzas Aéreas: JESÚS M. CASTRO LEÓN, Coronel, Jefe del Estado Mayor Aéreo. Por las Fuerzas Navales: MARCO TULIO MONTERO, Capitán de Navío, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Navales. Por las Fuerzas Armadas de Cooperación: MIGUEL ÁNGEL NIETO BASTOS, Teniente-Coronel, Encargado del Comando de las Fuerzas Armadas de Cooperación.

    LAS FUERZAS EN PUGNA

    Hoy en Venezuela atravesamos una de estas épocas fundacionales, época de Revolución. La expresión política del sistema de dominación entró en crisis en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, y se produjo una turbulencia, dando oportunidad a la Revolución Bolivariana para romper la hegemonía del pacto de punto fijo, llegando a la Presidencia el Comandante Chávez. Se desata así una feroz lucha de clases y se conforma el cuadro, el modelo de fuerzas que es común a las revoluciones.
    Aparecen dos campos principales:

    * El primer campo es el de los restauradores que tienen dos expresiones: una violenta y otra pacífica, las dos se complementan y se cambian papeles de acuerdo a las circunstancias.
    * En el segundo campo, el campo revolucionario, tiene dos expresiones: una con la ideología pequeño burguesa, y otra la revolucionaria auténtica.

    En una Revolución el modelo de las fuerzas en pugna parece seguir esquema común.

    Cuando la expresión política del sistema de dominación entra en crisis, se abre un período prerrevolucionario, de turbulencia, donde la solución revolucionaria es posible.

    En estos períodos la lucha de clases hierve al máximo y se expresa en la conducta de las fuerzas políticas. El contenido de clases se expresa en las decisiones que tienen que ver con el poder.

    Encontramos el siguiente cuadro de fuerzas:

    • Las que intentan perpetuar el sistema imperante, se aferran al poder.

    • Las fuerzas que pujan por tomar el poder para cambiar el sistema.

    • Y por último, las fuerzas que situadas en el medio de estas dos tratan de morigerar la lucha, de hacer los cambios imprescindibles para que todo siga igual, a lo sumo un desplazamiento de las fracciones de clases dominantes, o un remozamiento de la expresión política de la dominación.

    Con este esquema en mente estudiemos, rápidamente que pasó en Venezuela y en la América desde el 23 de Enero de 1958.

    Cuando la dictadura de Pérez Jiménez se deterioró el país entró en turbulencia, se abrió un período donde las posibilidades revolucionarias se elevaron.

    En este período encontramos las fuerzas que intentaban perpetuarse en el poder, representados por una derecha militar, que en un primer momento formó la Junta de Gobierno, y por los intentos golpistas de Castro León.

    Actuaban también las fuerzas representadas por el pacto de punto fijo, que pugnaban por hacer los cambios sólo hacia la formalidad electoral, y mantenernos así dentro del sistema capitalista.

    La opción revolucionaria no apareció realmente en el escenario de la pugna. La dirección pequeña burguesa, dogmática y entreguista, que tuvo éxito en el derrocamiento de la dictadura, se arredró ante la posibilidad revolucionaria y con la cola entre las piernas dobló la cerviz frente al pacto de punto fijo. Osciló entre las dos posibilidades, dudó en dar el salto hacia el cambio profundo y terminó truncando la posibilidad revolucionaria y consolidando la nueva forma de la dominación.

    Lo que siguió lo conocemos todos: casi cincuenta años de pacto de punto fijo que nos llevaron a niveles insoportables de deterioro.
    Simultáneamente con la caída de la dictadura de Pérez Jiménez ocurrió la el derrocamiento de la dictadura de Batista, se abrió en Cuba un período de turbulencia, pero allá si bien se presentó el mismo cuadro, las fuerzas se movieron de otra manera.

    Aparecieron las fuerzas que pugnaban por mantener el sistema imperante, recordemos al General que pretendió dar un golpe cuando el gobierno de Batista se derrumbaba.

    Las fuerzas revolucionarias eran fuertes, tenían hegemonía, sin embargo, dentro de ellas germinaban las opciones que pretendían truncar el camino revolucionario. La más clara expresión de esta pugna la encontramos en la renuncia de Fidel que precipitó la situación y la derrota de la derecha interna, así la Revolución siguió su rumbo.

    El contraste es claro, en Venezuela la pequeña burguesía que nos guió el 23 de Enero no tenía la consistencia ideológica para hacer Revolución y, literalmente, le regaló la posibilidad revolucionaria, el poder que tenía en sus manos, a la oligarquía.

    En Cuba, la dirección tenía consistencia ideológica, sabía qué hacer en la turbulencia y avanzó decididamente hacia el Socialismo.

    El resultado es ilustrador, allá Socialismo, un pueblo constructor de su destino, que se quiere y es querido por su gobierno, ejemplo de dignidad para el resto del mundo. Acá, cincuenta años de pacto de punto fijo, un país depredado por el imperio y sus lacayos, sumido en espantosa miseria espiritual y material.

    Salta a la vista el papel de la ideología en los momentos de definición del rumbo, cuando los pueblos atraviesan épocas fundacionales.

    Hoy en Venezuela atravesamos una de estas épocas fundacionales, época de Revolución. La expresión política del sistema de dominación entró en crisis en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, y se produjo una turbulencia, dando oportunidad a la Revolución Bolivariana para romper la hegemonía del pacto de punto fijo, llegando a la Presidencia el Comandante Chávez. Se desata así una feroz lucha de clases y se conforma el cuadro, el modelo de fuerzas que es común a las revoluciones.

    Aparecen dos campos principales:

    • El primer campo es el de los restauradores que tienen dos expresiones: una violenta y otra pacífica, las dos se complementan y se cambian papeles de acuerdo a las circunstancias. La expresión violenta es responsable del golpe de abril y del sabotaje petrolero. La expresión pacífica participa en elecciones y toma colinas de poder. Las dos buscan debilitar al gobierno revolucionario.

    • En el segundo campo, el campo revolucionario, tiene dos expresiones: una con la ideología pequeño burguesa, y otra la revolucionaria auténtica. La primera se caracteriza por un gran temor a tomar decisiones que hagan avanzar el proceso hacia niveles de rompimiento con el pasado y hacia la construcción del Socialismo; debilita poco a poco a la Revolución, cosechando escepticismo y confusión en la masa que ya da indicios de comenzar a retirar su apoyo activo al proceso. En definitiva su accionar favorece a la restauración.

    Los revolucionarios auténticos son débiles en la teoría y en la práctica.

    Es ineludible mencionar el fenómeno Chávez, el Comandante inclina, prácticamente él sólo, la balanza para el lado revolucionario, lo que ha hecho posible que la esperanza revolucionaria, la posibilidad de cambio radical siga vigente.

    La Revolución en Venezuela no ha conseguido zafarse de la hegemonía de la pequeña burguesía, recuerden que viene comandando los intentos revolucionarios desde el 23 de Enero del 1958.

    La derrota de la Revolución el 23 de Enero fue una derrota de la ideología de la pequeña burguesía que empapada de un miedo profundo a la Revolución es incapaz de concretarla.

    La lucha guerrillera que fue consecuencia directa de la derrota del 23 de Enero, también fue conducida por la ideología pequeño burguesa y allí está una de las causas fundamentales de su fracaso.

    Después vino la participación en la democracia oligarca, y ese fue el camino para que grandes sectores revolucionarios se deslizaran hacia las canonjías del sistema, y el cinismo de los renegados. Otros se fueron hacia el cómodo anarquismo, más declarativo que práctico y siempre extraviado. Así languideció la opción revolucionaria.

    Con la llegada de la Revolución Bolivariana, la pequeña burguesía “revolucionaria” tomó segundo aire. Participó en el gobierno del Comandante Chávez llevando en el morral sus deformaciones:

    Unos, anarcoides, no pudieron superar la irresponsabilidad de la fantasía, del utopismo inoperante. Los otros asustados plantean la conciliación, la concertación, todos hacen daño tremendo a la Revolución.

    Ahora es imprescindible que la ideología del proletariado, la única capaz de dirigir una Revolución, aparezca con fuerza en el escenario revolucionario, es vital apuntalar el liderazgo del Comandante Chávez. Ya esta Revolución no aguanta más desvarío, es urgente avanzar con fuerza y decisión por el camino hacia el Socialismo.

    Sólo la ideología del proletariado es revolucionaria. De la adopción de esa ideología depende el destino de la Revolución.
    Sólo la clase obrera puede dejar de ser clase y convertirse en sociedad toda, en humanidad.

    La ideología del proletariado debe ser asimilada por el proletariado, los obreros deben encontrarse con su ideología, sólo así serán capaces de hegemonizar un bloque de clases que conduzca a la Revolución, que la defienda de los extravíos pequeño burgueses y de las amenazas oligarcas.

    Neftalí Reyes

    ALGUNOS DOCUMENTOS DEL 23 DE ENERO

    Manifiesto Nº 1 de la Junta Patriótica al Pueblo Venezolano

    El Congreso Nacional, ante el imperativo de la Constitución ha convocado a elecciones. La fecha fijada, 15 de Diciembre, aunque con la deliberada intención de restringir el debate público sobre el aspecto más importante de la vida republicana, abre el camino para una solución pacífica y democrática a respetar el resultado de unas elecciones que sean fiel manifestación de la voluntad popular como corresponde a todo pueblo civilizado, más cuando voceros del régimen se han empeñado en demostrar, puertas afuera, que -Venezuela es ejemplo de evolución política y social en el Continente americano.

    Ante la apertura de un camino acorde con la manera de pensar de los venezolanos, interesados siempre en la solución democrática de sus problemas políticos, sectores representativos de la vida nacional, nos hemos agrupado bajo el nombre glorioso de JUNTA PATRIÓTICA para luchar con la bandera de la unidad por el respeto a los derechos y libertades consagradas en la Constitución. Solamente aspiramos a que se respete el derecho de sufragio universal, directo y secreto; que se permita la libre postulación de candidatos y el natural debate en tomo a ellos, en fin, que se acate la voluntad del pueblo expresada a través del sufragio. La mayoría de los venezolanos de diferentes ideologías coincidimos al pensar que a Venezuela, como nación civilizada, corresponde demostrar claramente ante el mundo, que es un país económico y políticamente sólido, capaz de ejercer la soberanía en su más amplia expresión democrática. A este país que la historia tiene como ejemplo de libertad en América, por la gloria de sus antepasados, toca ahora seguir las enseñanzas recientes del Perú, Colombia, Ecuador y Argentina, donde se ha permitido y permitirá el ejercicio del sufragio, reconocido como derecho inalienable del ciudadano. Corresponde, pues, al gobierno del General Pérez Jiménez, respetando los principios constitucionales, hacer que Venezuela vuelva a ocupar el sitio que tiene asignado entre los pueblos dignos y más evolucionados del Continente, como tantas veces él mismo lo ha pregonado en discursos y mensajes.

    LA JUNTA PATRIÓTICA considera que la convocatoria a elecciones es un paso que no debe desaprovecharse para conquistar el establecimiento definitivo de la constitucionalidad y la vida democrática. El pueblo venezolano así lo quiere. Así lo ha manifestado en jornadas anteriores y así desea hacerlo ahora. Siempre consciente de su responsabilidad histórica ha estado dispuesto a luchar con toda voluntad y decisión porque el país tenga el gobierno más conveniente para sus intereses, tanto por la seriedad administrativa como por el respeto a las leyes, las libertades y los derechos humanos. Es esta la oportunidad para que todos unidos, sin distingos de ideologías ni de credos políticos, contribuyamos a obtener una solución satisfactoria que sea la más adecuada para la mayor convivencia nacional donde todos podamos expresar libremente nuestro pensamiento y donde todos podamos dar nuestra contribución al progreso del país y vivir y trabajar al amparo de la ley No propiciamos retaliaciones de ninguna especie ni creemos en el desencadenamiento del odio. No buscamos ni defendemos el poder para usufructo sectario de un grupo, sólo aspiramos a que se respete la Constitución, las leyes y la voluntad popular como expresión definitiva de la soberanía.

    Al esbozar nuestros puntos de vista, consideramos que el candidato a Presidente de la República, el que apoyaría el pueblo venezolano, ha de ser aquél que se comprometa solemnemente a crear un clima de convivencia nacional, donde la libertad y los derechos del hombre sean respetados integralmente. El Presidente ha de ser aquél capaz de gobernarnos como a un pueblo civilizado consciente de sus deberes.
    Por ello el respaldo de las grandes mayorías sería para aquel candidato, civil o militar, de cualquier tendencia, que reúna estas condiciones, hasta ahora ausentes en el General Pérez Jiménez, cuya continuidad es repudiada por el pueblo como consecuencia de una política de profunda aversión e irrespeto hacia la opinión y derechos constitucionales de los venezolanos.

    VENEZOLANOS:

    LA JUNTA PATRIÓTICA hace un llamado a todos nuestros compatriotas dentro o fuera del gobierno, para actuar conjuntamente, sin odios ni venganzas, por la paz y la prosperidad del país. Ha llegado un momento decisivo para la patria y está en nuestras manos defender el derecho a escoger libremente nuestros gobernantes y asegurar así la alternabilidad del poder. En la calle, en las fábricas, oficinas, en el campo, en los planteles educacionales, en los cuarteles, donde quiera, debemos combatir por el respeto a nuestros sagrados derechos y nuestra soberana voluntad. Este momento no debe desaprovecharse en posiciones sectarias e intransigentes ni debe desperdiciarse en discusiones reñidas por la realidad. El objetivo de la acción es lograr que Venezuela marche hacia una verdadera constitucionalidad donde todos podamos vivir y trabajar libremente sin temor ni zozobra.
    VENEZOLANOS:

    Nuestra unión puede superar cualquier situación adversa y crear las condiciones para hacer efectiva la Constitución y válidos los derechos ciudadanos. Únete a las JUNTAS PATRIOTICAS que laboran por un amplio movimiento nacional dispuesto a luchar con dignidad y espíritu de sacrificio:

    CONTRA EL CONTINUISMO PRESIDENCIAL.
    POR EL DERECHO A ESCOGER A NUESTROS GOBERNANTES.
    23 de enero de 1958: Una recopilación para mirar los hechos

    A JUNTA PATRIÓTICA considera que la convocatoria a elecciones es un paso que no debe desaprovecharse para conquistar el establecimiento definitivo de la constitucionalidad y la vida democrática. El pueblo venezolano así lo quiere. Así lo ha manifestado en jornadas anteriores y así desea hacerlo ahora. Siempre consciente de su responsabilidad histórica ha estado dispuesto a luchar con toda voluntad y decisión porque el país tenga el gobierno más conveniente para sus intereses, tanto por la seriedad administrativa como por el respeto a las leyes, las libertades y los derechos humanos. Es esta la oportunidad para que todos unidos, sin distingos de ideologías ni de credos políticos, contribuyamos a obtener una solución satisfactoria que sea la más adecuada para la mayor convivencia nacional donde todos podamos expresar libremente nuestro pensamiento y donde todos podamos dar nuestra contribución al progreso del país y vivir y trabajar al amparo de la ley No propiciamos retaliaciones de ninguna especie ni creemos en el desencadenamiento del odio. No buscamos ni defendemos el poder para usufructo sectario de un grupo, sólo aspiramos a que se respete la Constitución, las leyes y la voluntad popular como expresión definitiva de la soberanía.
    POR UN PRESIDENTE QUE RESPETE LA CONSTITUCIÓN
    POR LA PAZ, TRANQUILIDAD Y SOSIEGO PARA LA FAMILIA VENEZOLANA.
    LA JUNTA PATRIÓTICA

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s