Archivos Mensuales: noviembre 2012

En Miranda sabemos hacer las cosas bien

Siempre lo decimos y no nos cansamos de repetirlo: cuando se hacen las cosas bien, pasan cosas buenas. ¡Y así es como seguiremos haciendo las cosas en Miranda!

Hace más de 10 años, en la alcaldía de Baruta, iniciamos este camino. Un camino espinoso, a veces turbulento, que trae consigo, incluso, riesgos personales. Eso nunca lo hemos ignorado. Pero nuestro empeño no ha sido el de crear una figura, un nombre o un eslogan vacío: nuestro objetivo ha sido el de construir un proyecto, un modelo, una experiencia, que valoramos altamente positiva, y que pretendemos testimoniar y ofrecer a todos los que sueñan con un país mejor, lleno de oportunidades y posibilidades para todos, sin distinciones ni discriminaciones de ningún tipo.

Nosotros llegamos al Gobierno de Miranda con el propósito de crear un estado. Sin duda, no partimos de cero. Cuando decimos que vinimos a crear un estado no desconocemos lo mucho que se ha hecho en Miranda, tanto por los gobiernos como por las comunidades, a lo largo de muchos años.

Pero tampoco podemos dejar de recordar lo que encontramos al llegar a la Gobernación: una organización cuyas prácticas en los anteriores cuatros años se habían concentrado en empujar a todos los que allí estaban a ser, pensar y hacer de una sola forma, favoreciendo a intereses particulares por encima de los colectivos. Esto sin contar el saqueo del cual fue víctima la estructura física de nuestra Gobernación.

Ahora, aquellos que le hicieron tanto daño a Miranda, que han formado decretos para quitarnos competencia y que le han negado recursos a nuestro pueblo, pretenden volver a gobernar desde las promesas y el chantaje. Pretenden hacerle creer a nuestro pueblo que van a trabajar, que van a hacer, pero nuestro pueblo sabe que lo único que buscan es obtener el control político de la región.

Ahora prometen soluciones a las cuales se negaron cuando, desde la Gobernación de Miranda, solicitamos el apoyo del gobierno central. Ahora prometen ocuparse de la vialidad y de la salud, por ejemplo, ambas competencias que fueron arrebatadas por el gobierno central tras su derrota electoral en 2008 en varias gobernaciones de nuestra Venezuela, la de Miranda entre ellas.

Ya nuestro pueblo mirandino sabe lo que aquella pasada gestión significó para Miranda: corrupción y oscuridad. Ya nuestro pueblo mirandino sabe lo que es tener un gobernador del partido de gobierno. Nuestro pueblo sabe que en cuatro años son capaces de destruir Miranda.

Nosotros sabemos que no es sembrando el miedo ni apelando al chantaje como se saca adelante un estado, y ya el pueblo mirandino, hace cuatro años, le dijo que no a la corrupción, al abuso, al miedo y al chantaje.

Nosotros sabemos que el poder que se nos otorgó a través del voto popular es un préstamo que debemos aprovechar al máximo, pero para hacer cosas por el bienestar del pueblo que nos eligió, y no para beneficiar a una parcialidad política ni a una sola persona.

Porque en Venezuela, junto con la centralización política y administrativa, llegó también una muy nociva práctica: la del personalismo de quienes tienen catorce años en el poder. Todos los bienes y obras que alcaldías y gobernaciones iban desarrollando se veían coronadas con el nombre y rostro del gobernante de turno.

En Miranda, esto llegó a su punto culminante con el pasado gobierno de la oscuridad, donde el uso propagandístico de vallas, anuncios, fotografías, gigantografías, rotulados de vehículos y edificaciones públicas rayó en el abuso de poder y el peculado de uso.

En nuestra gestión hemos hecho obras importantes, como la renovación de flotas vehiculares de los cuerpos de seguridad, la inauguración de edificios y oficinas públicas, escuelas, centros de salud, canchas, entre muchas otras, y en ninguna de ellas hemos utilizado un rostro o un nombre de ningún funcionario público.

Con nuestro trabajo en la gobernación logramos reestablecer la institucionalidad del Gobierno de Miranda a través de la organización, la planificación y la integración de todos los que formamos parte de este equipo, con la premisa de ser respetuosos de las normas, de las formas y la formalidad. Porque sabemos que es con honestidad, transparencia y trabajo en equipo como se logra construir un proyecto que beneficie a todos.

Nosotros no vinimos aquí a hacer promesas. Nosotros no hemos estado aquí para poner trabas y obstáculos al progreso. Nuestro compromiso es el de trabajar con todos y para todos, brindar oportunidades para que las personas puedan avanzar hacia un futuro mejor.

¡Seguimos recorriendo juntos el camino hacia el progreso!

 

Anuncios

Una nueva manera de hacer política

En nuestra Venezuela, la parroquia es la unidad político-territorial fundamental en la que se dividen los municipios, y cada una de nuestras 55 parroquias mirandinas es distinta de la otra y tiene realidades muy diferentes que ameritan un tratamiento y abordaje particular para la solución de sus problemas.

Considerando todas esas realidades y sus diferencias, desde que asumimos el Gobierno de Miranda delineamos una estrategia para nuestras parroquias que permite acercar el poder a nuestro pueblo, especialmente a los más vulnerables. Porque entendimos la necesidad del trabajo directo con cada una de nuestras parroquias, es allí donde están esas realidades. ¡Nuestro trabajo lo hacemos de la mano con los mirandinos!

Desde que asumimos el Gobierno de Miranda hemos trabajado con las comunidades las soluciones a temas como el de vivienda. Nuestro plan de Certificados de Materiales de Construcción fue creado de la mano de los mirandinos, pues ¿quién mejor que nuestro pueblo para crear las soluciones a sus problemas? Hoy son más de 160.000 mirandinos que han sido beneficiados con este programa.

Y es que los problemas que nos afectan a todos debemos solucionarlos entre todos, por eso hemos mantenido nuestros recorridos casa por casa durante nuestra gestión y en 2010 pusimos en marcha nuestros Gabinetes Parroquiales, que están orientados a realizar inspecciones detalladas en cada zona, apoyados por todo el equipo de nuestro gobierno, conmigo a la cabeza, recorriendo cada comunidad; porque sabemos que es allí, en las comunidades, donde podemos conocer las necesidades y los problemas de nuestro pueblo.

Los Gabinetes Parroquiales son el gobierno en la calle, pueblo y gobierno trabajando de la mano, detectando necesidades, articulando soluciones, actualizando información para verificar la pertinencia de lo planificado y evaluar la eficiencia y efectividad de lo ejecutado. ¡Un trabajo en equipo para avanzar hacia el progreso!

Cercanía y participación de las comunidades

Las comunidades no deben ser actores pasivos que reciben y esperan una orden de “arriba”. Nuestro compromiso ha sido y es que los mirandinos tengan mayor nivel de influencia en el proceso de toma de decisiones para las soluciones de los problemas de su comunidad, en contacto directo con los funcionarios que les compete tomarlas. Porque en Miranda trabajamos para nuestro pueblo, sin exigir nada a cambio. ¡Nosotros trabajamos para todos por igual!

A través de los Gabinetes Parroquiales buscamos el desarrollo de un gobierno más transparente en su acción, pues es nuestra obligación rendir cuentas a la comunidad, acercando cada funcionario a cada miembro de la comunidad, y haciendo que cada responsable de área de respuestas a las demandas de nuestro pueblo.

Esto representa una verdadera cercanía entre el gobierno regional y cada una de las comunidades. Porque si algún rasgo se nos atribuye como gobierno es la cercanía que hemos logrado con la comunidad para la que gobernamos, que no sólo se refleja en un nuevo modo de hacer la política y desarrollar las funciones de gobierno, sino que es una concepción global de trabajo que atraviesa todas nuestras acciones: el acompañamiento de nuestras decisiones y la aprobación por parte de quienes para nosotros tienen la última palabra: el pueblo mirandino.

Nuestro principal compromiso es dar respuesta a los mirandinos, y sabemos que eso sólo es posible haciendo el trabajo allí, con las personas en sus comunidades. Así, además de hacer los diagnósticos de los problemas y buscar las soluciones, hemos podido desarrollar todo un conjunto de actividades diversas.

Gracias a los Gabinetes Parroquiales hemos podido trabajar organizadamente con las comunidades en actividades deportivas y recreativas para niños y jóvenes, entrega de implementos deportivos, entrega de enseres a familias en situación de pobreza extrema, asesoría legal gratuita, charlas informativas para mujeres, actividades de promoción de lectura para niños y jóvenes, ingreso  de las familias en situación de pobreza extrema a nuestro plan Hambre Cero, atención a la población de adultos mayores y personas con discapacidad, despistajes de diabetes e hipertensión arterial por parte de voluntarias y rutas de la salud, información para el otorgamiento de créditos productivos y el plan Mi Bodega, entrega de Certificados de Materiales de Construcción para mejorar sus viviendas, entre otras muchas cosas…

Y esta es sólo una parte de las acciones realizadas por nuestro Gobierno de Miranda con cada Gabinete Parroquial, en cada comunidad de nuestro estado, a veces repitiendo en varias ocasiones una misma parroquia en distintos sectores, pues demandan mayor atención; trabajando pueblo y gobernación de la mano para la construcción del camino de progreso que ya iniciamos.

¡Estamos orgullosos de lo que hemos logrado en Miranda y estamos seguros de que es mucho más lo que podremos alcanzar! ¡Juntos seguimos avanzando! 

Miranda encontró su camino

La experiencia de gobierno que hemos tenido en nuestro estado Miranda en los últimos cuatro años tiene la singularidad de haber ocurrido en un contexto particularmente adverso. ¡Pero nada nos detiene en nuestro camino hacia el progreso!

Miranda es un estado que refleja a nuestra Venezuela de la manera más fiel. En este estado se resumen los grandes contrastes que tiene nuestro país, especialmente los relacionados con las brechas sociales y económicas que separan a los venezolanos.

La misión de gobernar Miranda, de gobernar para todos los mirandinos, la trazamos después de una muy constructiva experiencia municipal de gobierno, en el municipio Baruta de nuestro estado, que nos permitió producir resultados transformadores, pero sobre todo, adquirir una experiencia invalorable en el manejo de los asuntos públicos.

Esa experiencia nos permitió avanzar hacia la conquista de un espacio político que nos daría la oportunidad de seguir poniendo en práctica nuestras ideas de progreso para todos por igual. ¡El camino continúa!

Una gestión para las soluciones

Para nosotros el ejercicio de gobierno exige el desarrollo de una sensibilidad que permita entender las necesidades de las personas y poder aportar las soluciones que beneficien a todos. Nuestro compromiso con el pueblo es traducir esas necesidades en una visión compartida que se concrete en hechos. Nos hemos empeñado en ser hacedores: hacedores del porvenir, del futuro, de la modernidad, del progreso para todos.

Los años que han transcurrido en el Gobierno de Miranda, desde que fuimos favorecidos con el voto popular en 2008, son la muestra de nuestra visión: una gestión concentrada en la solución de los problemas y no en la búsqueda de culpables.

La nuestra, es una gestión enfocada en hacer obra de gobierno y no en usar ese gobierno como tribuna para la confrontación y la división. Y esto no es poca cosa en nuestro país. Ya son muchos años en los que Venezuela se debate en una polarización estéril que ha fracturado la unidad de la nación y en la que el liderazgo de un sector ha pretendido implantar una hegemonía que niega a otra parte del país.

Nuestro reto ha sido demostrar que sí se puede gobernar para todos, en beneficio de todos, para incluir a todos. Esto lo hemos hecho por convicción, no por conveniencia. En eso creemos firmemente.

Muchas veces hemos sido consultados sobre el signo ideológico de nuestro proyecto, y una y otra vez hemos dicho que trascendemos la diatriba ideológica para centrarnos en los mecanismos que nos permitan resolver los problemas de una manera eficaz. Pero lo que sí es un signo inconfundible de nuestro proyecto es su carácter profundamente social: social porque apunta hacia el desarrollo humano, al estímulo de las capacidades de las personas y el fortalecimiento armónico de la comunidad, como una fórmula de mejorar la calidad de vida de todos.

El gobierno que hemos liderizado en estos años también se ha empeñado en acercarse a la comunidad, porque el nuestro es un gobierno cercano, con presencia directa en todos los espacios de Miranda.

Nosotros caminamos sobre tierra fértil y segura hacia el final de esta etapa, en diciembre de 2012, cuando los mirandinos ratifiquen el camino que encontraron producto de un profundo deseo de cambio que en 2008 los animó a elegirnos.

Nuevas responsabilidades nos esperan en los próximos meses, en los que aspiramos a proyectar buena parte de lo iniciado en Miranda para toda Venezuela. Pero nunca hemos estado solos. En la vanguardia de los cambios que hemos tenido el honor de liderar, ha estado el pueblo de Miranda, ese pueblo que nos mueve a desarrollar este proyecto profundamente renovador y transformador de la realidad social de nuestro estado.

De eso se trata, de que nuestro propio pueblo sea el protagonista de esa mejora en su calidad de vida, junto a un gobierno que sea el puente entre el problema y la solución.

Esta experiencia sienta las bases para cambiar la vida de este estado. Hemos iniciado un camino que transitamos juntos, que se expandirá y que se diversificará, para transformar la vida personal y colectiva de cada mirandino y venezolano.

Este es el camino que seguimos construyendo: el camino hacia el progreso. ¡El progreso de Miranda, el progreso de Venezuela!

¡Sigamos adelante!

Miranda: juntos por un futuro mejor

¡Seguimos juntos en nuestro camino hacia el progreso! Porque de eso se trata nuestro trabajo como servidores públicos, de que todas las personas puedan progresar, de que todos tengan la oportunidad para desarrollarse y vivir tranquilos.

Se trata de seguir avanzando hacia el futuro. Se trata de conservar lo que hemos logrado y continuar mejorando nuestra calidad de vida. Se trata de una nueva manera de hacer política, centrada en la solución de los problemas de todos, sin ningún tipo de discriminación.

En Miranda tenemos una gestión exitosa. Hemos trabajado juntos por un futuro mejor y desde aquí hemos construido un nuevo liderazgo en el cual nos hemos enfocado en trabajar en equipo con todos por igual, para buscar las soluciones.

Hemos recorrido nuestro estado Miranda y todos los estados de nuestra Venezuela para hablar directamente con las personas, porque sabemos que es la única manera de saber realmente cuáles son las preocupaciones y necesidades de cada comunidad. Nosotros estamos comprometidos con el progreso de todos y por eso seguimos adelante.

Se trata de seguir avanzando

Ya inició una nueva etapa electoral, esta vez para que nuestro pueblo decida quiénes serán los encargados de dirigir el rumbo de cada estado del país, y el gobierno central ya comenzó con su campaña de descrédito, de chantaje y de miedo. En un intento descarado de comprar conciencias en tiempos electorales, ofrecen tanques de agua donde no llega el agua, electrodomésticos donde no hay luz… Pero los venezolanos saben que esto es pan para hoy y hambre para mañana.

Nosotros sabemos que los problemas que viven los venezolanos no se resuelven con medidas improvisadas ni con pañitos calientes en tiempos de elecciones. Esta vieja manera de hacer política sólo lleva a la dependencia sin producir oportunidades de verdadero desarrollo.

El pueblo de Miranda, por ejemplo, sabe lo que estas políticas significaron para nuestro estado: oscuridad, atraso, ineficiencia y corrupción. Ya lo vivieron una vez con un gobierno incapaz e ineficiente que solo trajo pérdidas y corrupción a nuestro estado. En Miranda sabemos que cuatro años con un gobernador del partido de gobierno significa la destrucción de lo que hemos logrado con el trabajo en equipo y la voluntad de hacer las cosas bien.

Tenemos una gestión de gobierno que nos respalda, una gestión que, a pesar de los obstáculos y la desidia del gobierno central, tiene logros que mostrar. Nuestro compromiso con nuestro estado es mantener y mejorar lo que hemos logrado. Nuestro compromiso es que los mirandinos continúen avanzando hacia un futuro mejor.

Los mirandinos saben que lo que le conviene a nuestro estado es una buena gestión, y eso es lo que nosotros tenemos para mostrar. Tenemos muchas historias de transformación de la vida de los mirandinos que están allí, que hablan de lo que significa confiar en las capacidades de las personas para desarrollarse y ofrecerles oportunidades para alcanzar sus metas.

Nosotros, en este nuevo reto que tenemos al frente, no vamos a ofrecer un comienzo: ya desde hace tiempo comenzamos a construir un futuro mejor. Nosotros proponemos una avanzada para expandir las posibilidades de  los mirandinos.

Sabemos que queda mucho por hacer en nuestro estado, pero también sabemos que es con voluntad política, con trabajo en equipo y con la convicción de que estamos aquí para servir y no para ser servidos por el pueblo, lograremos avanzar en el camino del progreso.

Nosotros tenemos el mejor plan para de gobierno para Miranda, además del mejor equipo para llevarlo a cabo.

Nuestro plan responde a las necesidades de las comunidades de nuestro estado. Porque hemos recorrido cada comunidad y hemos hablado directamente con las personas. Nuestra forma de servir a las personas la hacemos ahí, en cada pueblo, y no a través de una pantalla de televisión.

El pueblo mirandino sabe que nosotros no estamos aquí para hablar y hablar. Nosotros estamos aquí para hacer, para trabajar por el bienestar de todo nuestro pueblo. Nosotros gobernamos para todos por igual.

¡En Miranda seguiremos avanzando hacia el progreso de todos! Ese es nuestro compromiso con nuestro pueblo.

¡Sigamos adelante!