Archivos Mensuales: agosto 2012

Hecho en Venezuela

¡Seguimos transitando el camino del Progreso y nada nos detiene! Seguimos sumando las voluntades de millones de personas que saben que si trabajamos juntos podemos alcanzar el país que nos merecemos y que llevamos tanto tiempo esperando.

Nosotros proponemos un camino nuevo, un camino que nos conduce a un futuro donde todos los venezolanos podamos decidir el destino que queremos y podamos vivir tranquilos, un futuro donde todos podamos progresar. ¡El camino del Progreso es estar mejor hoy y mañana!

Estamos convencidos de que el recurso más importante de Venezuela es el talento de los venezolanos. Desarrollando nuestras capacidades y nuestras vocaciones vamos a construir el país que merecemos, gracias a nuestro trabajo y al uso responsable de nuestras riquezas. Pero para que eso sea posible es necesario un cambio que nos permita aprovechar el potencial de cada uno de nosotros en beneficio de los venezolanos. ¡Juntos podemos lograrlo!

El país que ya comenzamos a construir juntos comienza con la generación de un entorno de confianza para la inversión, basado en instituciones justas, en la reducción de obstáculos para el emprendimiento y para las iniciativas de la economía social y la economía privada. Con un gobierno que sea promotor, facilitador y orientador, que genere confianza y que trabaje en equipo.

Nuestro compromiso: la producción nacional

El Gobierno Central ha buscado el control de la producción nacional y en lugar del diálogo y del trabajo en equipo, amenaza y ataca los productores y a la empresa privada. Entre 2005 y 2011, se registraron más de 2.500 violaciones a la propiedad privada y más de 1.100 expropiaciones; el número de empleadores en nuestra Venezuela pasó de 630 mil a 430 mil.

Quien hoy tiene el poder insiste en que va a convertir a Venezuela en un país potencia, pero la verdad es que hoy estamos intercambiando nuestro petróleo por productos que podrían ser Hechos en Venezuela. Hoy el gobierno central importa el 70% de los alimentos que consumimos, y así hablan de independencia y soberanía. Hoy vivimos en un país donde cae la producción nacional y crecen las importaciones, donde el gobierno central prefiere generar empleos en otros países que dar oportunidades a los venezolanos.

La tasa de inflación de los últimos 13 años en nuestra Venezuela fue diez veces superior al promedio de los países de América Latina. Entre 1999 y 2011, la inflación acumulada fue de 1.269%, superando el aumento acumulado de los salarios de la población (1.018%).

Nosotros tenemos un plan para alcanzar una economía sólida, con muchos empleos con calidad, con precios bajos e inflación controlada, sin escasez y con mucha diversidad de productos. ¡Y sabemos cómo llevarlo a cabo!

Nuestro PLAN HECHO EN VENEZUELA está estrechamente vinculado con nuestro Plan Nacional de Infraestructura e integrado con nuestro Programa de Gobierno. Esta propuesta se fundamenta en la producción nacional, en el desarrollo del turismo, la agricultura, la manufactura, las industrias básicas y el petróleo y sus derivados, que forjarán una economía diversificada, estable, sólida y confiable.

Porque sabemos que los bienes y servicios “Hecho en Venezuela” serán símbolo del talento venezolano convertido en garantía de calidad, confianza y asequibilidad, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Nuestro compromiso es estimular la producción hecha por los venezolanos y para los venezolanos, acabar con la escasez de productos, mantener un crecimiento en la producción nacional, reducir la cifra de inflación a un dígito y mantenerla estable y promover la exportación y la diversificación de nuestra economía. Cumpliendo con estos compromisos lograremos cambiar nuestra situación actual.

El camino que proponemos para ti y para tu familia hará que cada venezolano pueda plantearse las metas que desee para crecer, porque tendremos un clima de confianza y oportunidades para todos para igual. ¡El Futuro ya comenzó!

Si tú progresas, todos progresamos. Imagina un país donde todos tengamos las oportunidades para crecer y nos acompañemos unos a otros, sin discriminación, en un camino de Progreso que te permita cumplir tus metas. ¡Cada pueblo, cada ciudad y cada estado convertidos en generadores de oportunidades!

¡Tú eres la fuerza de ese cambio! Y el 7 de octubre vamos a convertir esa fuerza en millones de votos para el progreso y la tranquilidad de todos los venezolano.

En este país que ya comenzamos a construir juntos nuestro principal producto será el orgullo que todos los venezolanos sentiremos cada vez que en el mundo se diga “Hecho en Venezuela”.

¡Que Dios bendiga a nuestra Venezuela! ¡Hay un camino!

Gobernar para todos por igual

¡Nuestro avance hacia el progreso no se detiene! Nuestro compromiso es que todos los venezolanos vivan mejor y sabemos que si trabajamos juntos, dejando de lado los conflictos y las divisiones, podemos lograrlo. ¡En la Venezuela del Progreso nadie se queda atrás!

El día miércoles 15 colapsó un puente en nuestro estado Miranda. El puente del río Cúpira es de suma importancia, porque une el Oriente del país con el centro. Este es un ejemplo de lo que debemos evitar. En 2009 el gobierno central transfirió por decreto todas las vías nacionales, incluyendo los puentes, al ahora Ministerio Transporte Terrestre. Pese a eso, desde el Gobierno de Miranda enviamos un reporte del estado de nuestras vías como apoyo a la gestión de prevención que debe hacer el gobierno central. Lamentablemente el puente colapsó, y nuevamente, pese a estar en manos del gobierno central, nuestros funcionarios de los cuerpos de seguridad y nuestro equipo técnico llegó al lugar para coordinar acciones con el gobierno central. Porque lo que sucede en nuestro estado nos importa, no será nuestra competencia pero es nuestra incumbencia; porque el beneficio de nuestro pueblo es lo principal, y entendemos que para lograr darle a nuestro pueblo una mayor calidad de vida hay que trabajar en equipo; como además indica la Constitución Nacional, la coordinación de los distintos niveles de gobierno.

De eso se trata nuestra propuesta de progreso, de que juntos encontremos y construyamos las soluciones a los problemas que son de todos. Y en nuestros recorridos por toda Venezuela, pueblo por pueblo, la gente ha ido aportando sus experiencias, sus ideas y sus capacidades, así como nosotros hemos tenido la oportunidad de mostrar lo que hemos logrado en nuestro estado Miranda.

En Miranda tenemos experiencias exitosas, en las cuales el bienestar de una comunidad no ha dependido de partidismos ni tendencias políticas, sino de las ganas puestas en cada proyecto, por pequeño que parezca. Miranda encontró su camino, un camino hacia el progreso, y estamos convencidos de que esa experiencia podemos llevarla a toda Venezuela.

Nuestro Miranda es un estado muy diverso, todas nuestras regiones son diferentes pese a estar en una misma entidad, y siempre lo digo: nuestra realidad mirandina se parece mucho a la de Venezuela. Por eso tenemos la convicción de que ese camino de progreso que empezamos a construir en Miranda podemos hacerlo en Venezuela.

Oportunidades para tu progreso

Sabemos que nuestra Venezuela tiene más futuro que pasado, por eso no podemos quedarnos mirando atrás. También sabemos que tenemos un país con más futuro que presente, por eso es que no podemos quedarnos estancados donde estamos hoy. ¡Es futuro lo que tiene nuestro país por delante!

Y todos los venezolanos tenemos algo que aportar para ese futuro. Las ganas de aprender y de desarrollar nuestras capacidades son de las cosas más provechosas con las que podemos contribuir con el país que queremos. Pero para que tus capacidades puedan desarrollarse, necesitamos un gobierno responsable que genere las condiciones óptimas para que todas las personas tengan oportunidades.

Por eso, nosotros estamos convencidos de que en la Venezuela del Progreso el gobierno debe ejercer un rol orientador, promotor, que incentive a los venezolanos a avanzar y a cumplir sus metas. De eso se trata: de resolver los problemas de los venezolanos, y nosotros en Miranda demostramos que sabemos como hacerlo.

En nuestro país, a pesar de que poseemos el talento y los recursos para impulsarlo, para que cada venezolano tenga la posibilidad de progresar, el gobierno actual ha fracasado en generar esas condiciones. Ya son catorce años de políticas ineficaces; catorce años de enfrentar a los venezolanos entre sí; catorce años de promesas incumplidas. ¡Catorce años son suficientes, veinte años son demasiados!

Un camino para nuestra Venezuela

Hemos enviado un mensaje a todos nuestro empleados públicos. Tenemos un compromiso con todos y cada una de las personas que trabajan en el sector público. Nosotros reconocemos y valoramos el trabajo que hacen en todo el país. Por eso, para nosotros es fundamental respetar su forma de pensar, valorizamos su función y trabajamos unidos con un solo objetivo: mejorar los servicios para nuestros ciudadanos.

El empleado público debe estar y estará al servicio de la gente, no al servicio de un gobierno. Todo país fuerte y desarrollado tiene funcionarios comprometidos con el futuro de su pueblo.

Nosotros no pedimos lealtades personales. No exigimos que se pongan la camisa de un color o de otro. Lo único que queremos es que todos trabajemos más y mejor por nuestro pueblo. Porque necesitamos a cada uno de los venezolanos para construir el país que merecemos. ¡Juntos tenemos la fuerza para que nuestro país progrese!

¡En el autobús del progreso caben todos los venezolanos! La fuerza para construir el país que tenemos tanto tiempo esperando está dentro de ti y de millones de personas que piensan y sienten como tú.

El 7 de octubre tenemos que convertir toda esa fuerza en millones de votos para la Venezuela del Progreso. Porque ya es hora de dejar de lado los conflictos y las divisiones y de que trabajemos juntos para construir el país que llevamos tanto tiempo esperando.

¡La llave de un futuro de progreso para nuestra Venezuela la tienes en tus manos! ¡Hay un camino!

Cosechando tu progreso

¡Nuestra Venezuela es un país bendecido! En los recorridos que seguimos realizando por todo el país, escuchando a la gente y compartiendo nuestras propuestas de Progreso para todos, confirmamos que esta tierra tiene mucho futuro por delante. ¡Vienen tiempos mejores para nuestro país!

Venezuela tiene todo el potencial para ser un gran productor de alimentos: contamos con millones de hectáreas de territorio fértil para la agricultura. Son 19 estados con vocación agrícola, 15 de ellos con la agricultura como primera actividad económica.

Sin embargo, el Gobierno Central, en lugar de apostar por la producción nacional y el Progreso de las familias del campo, sólo ha ocupado de expropiar a los productores. Por eso, después de catorce años de políticas ineficaces, ¿quién puede creer que tienen la voluntad política para convertir a Venezuela en una potencia, si ni siquiera han podido lograr el autoabastecimiento del sustento diario de las familias venezolanas?

El gobierno central insiste en que va a convertir a Venezuela en un país potencia, pero la realidad es que estamos intercambiando barriles de petróleo por productos que podrían ser Hechos en Venezuela: aceite, azúcar, caraotas, carne, arroz. ¿Cómo puede hablar de independencia y soberanía un gobierno central que ha hecho que importemos el 70% de los alimentos que consumimos?

La producción agrícola ha caído 22% en los últimos tres años. Nada más en 2011, la producción de hortalizas cayó en un 25%. El 80% de los ingredientes de nuestro pabellón criollo, por ejemplo, son importados.

En 1999 exportábamos arroz, plátano, cambur, café y nos autoabastecíamos en maíz y carne. Hoy tenemos que importar en todos esos rubros para satisfacer el consumo: por primera vez desde la época de la Colonia, tenemos que importar café.

La producción de leche está estancada desde 1990 y se encuentra en los mismos niveles en 1950. La producción de maíz es la misma que teníamos en los años 80. El gobierno central tiene catorce años hablando de antiimperialismo y hoy importamos arroz, maíz y trigo de ese imperio que tanto critican.

En estos años sido expropiados 4 millones de hectáreas con vocación agrícola de las cuales hoy sólo el 2% están productivas. Además, el estado de la infraestructura agrícola, de la vialidad y del servicio eléctrico, está en pésimas condiciones en todo el país.

Y podríamos seguir dando ejemplos de cómo las políticas erradas, las intervenciones y cercos excesivos sobre la producción evidencian que el modelo agroalimentario del gobierno actual ha fracasado y sólo ha logrado llevarnos a la dependencia y al centralismo.

Estas políticas han afectado directamente a nuestra gente del campo, a los productores nacionales y, sobre todo, a las familia venezolanas. Y ya hemos visto las consecuencias de la improvisación de este gobierno: desabastecimiento por un lado y contenedores de alimentos descompuestos por otro. Hoy somos más dependientes de las importaciones de alimentos.

Sembrar para Venezuela

El sector agroalimentario de nuestra Venezuela debe ser un eje de desarrollo de la economía nacional y garantizar el abastecimiento de los alimentos, con una actividad capaz de sostener el crecimiento de la economía y asegurar, verdaderamente, la soberanía alimentaria. ¡Y nosotros sabemos que esto es posible!

Nuestro compromiso es con todos los venezolanos, con el hombre del campo, con los productores, con las familias vinculadas al sector agrícolas, porque nosotros contamos con ellos para que toda nuestra Venezuela alcance una verdadera independencia alimentaria.

¡Nuestro camino es el del Progreso, el desarrollo de cada una de esas localidades desde donde saldrá el alimento para todos! Y contamos contigo para recorrer ese camino de Progreso. Necesitamos del esfuerzo de todos nosotros, de nuestras vocaciones, de nuestros talentos y de nuestras ganas de trabajar. ¡Para que todos recibamos los frutos de esta cosecha de futuro que ya estamos construyendo!

¡El futuro ya comenzó! Y no nos cansamos de decirlo: cuando las cosas se hacen bien pasan cosas buenas. Pues hoy le decimos a las familias del campo que la esperanza ya está sembrada y que el 7 de octubre recogeremos los primeros frutos de ese país que merecemos tener.

¡Hay un camino!

Petróleo para el Progreso

Seguimos recorriendo nuestra Venezuela, escuchando a todos los venezolanos y presentando nuestras propuestas para este futuro que ya estamos construyendo todos juntos. ¡Porque es futuro lo que tiene nuestra Venezuela por delante!

Nada nos detiene en nuestro camino hacia el Progreso! Seguimos sumando las voluntades de millones de personas que saben que es posible construir el país que nos merecemos. Nosotros venimos a comprometernos con todos los venezolanos, sin importar su tendencia política, y a ponernos al frente de las soluciones.

Esta semana presentamos nuestro Plan Petróleo Para El Progreso, porque nuestro recurso petrolero debe ser la palanca que impulse el Progreso del país. ¡Vienen tiempos mejores para nuestra industria petrolera! ¡Vienen tiempos mejores para nuestra Venezuela!

Nuestro compromiso con todos los venezolanos es que tengamos un país donde los ingresos petroleros se manejen de forma transparente y sostenible. Porque es necesario que el uso del recurso petrolero responda a la solución de los principales problemas de los venezolanos, y no para entregárselo a otros países.

Porque nosotros estamos comprometidos con nuestro país, con nuestra industria petrolera y con nuestros trabajadores petroleros, pero necesitamos del esfuerzo de todos para abrirle las puertas al Futuro. ¡Juntos tenemos la fuerza para lograrlo!

Nuestro compromiso con la industria petrolera y con Venezuela

En la industria petrolera actual, el número de accidentes sufridos por nuestros trabajadores ha aumentado. Además, entre el 2009 y el 2012 se han registrado más de 15.500 derrames y fugas de petróleo, que han afectado la operatividad de la industria, además de generar gravísimos problemas ambientales. Y todo esto sucede mientras el gobierno central habla de salvar el planeta.

Pero esta situación va a cambiar gracias a la voluntad política, a la capacitación y al mantenimiento eficaz de nuestras instalaciones. Es por eso que garantizaremos la formación necesaria para que nuestros trabajadores petroleros puedan llevar a cabo un mejor manejo de nuestra industria petrolera. Además, contarán con los mecanismos y sistemas necesarios que garanticen su seguridad y la del medio ambiente, así como con puestos de trabajo de altísima calidad.

PDVSA seguirá siendo una empresa del Estado Venezolano, que garantizará la seguridad jurídica y respeto a las reglas del juego. Vamos a ejercer un rol activo en la OPEP y nuestra PDVSA será una empresa productiva que cumpla con los contratos establecidos y promueva la inversión y el crecimiento sostenible de la economía de nuestra Venezuela.

Nuestro Plan Petróleo Para El Progreso está estructurado en cuatro compromisos fundamentales:

• Vamos a producir más: Vamos a asegurar el máximo aprovechamiento de nuestro potencial petrolero y gasífero. Nuestro petróleo será una fuente valiosa y confiable de energía para todos los venezolanos.

• Petróleo como palanca para el progreso: Nos aseguraremos de que el crecimiento de la industria petrolera sea un verdadero dinamizador del Progreso de todos los venezolanos. A través de la diversificación y la generación de capacidades productivas nacionales generaremos nuevas fuentes de empleo con calidad.

• Mucho más que petróleo: Vamos a acercar la industria petrolera a los venezolanos y también vamos a asegurarnos de que nuestra riqueza energética y petrolera llegue, ante todo, a nuestros ciudadanos. Los derivados del petróleo se utilizarán para impulsar el Progreso de la producción venezolana, para que tengamos cada vez más productos Hecho en Venezuela.

• Tú riqueza, tus prioridades: Vamos a utilizar los ingresos petroleros de manera responsable para asegurar que todos los venezolanos, sin distinción, sean beneficiarios directos de la riqueza petrolera de nuestro país, dándole prioridad a quienes más lo necesiten.

El Plan Petróleo Para El Progreso se integra directamente con nuestro Plan De Gobierno, y permite llevar a cabo el Plan Comprometido Contigo y todos los programas que lo integran. Porque sabemos que con los ingresos petroleros se pueden impulsar los planes para que todos los venezolanos podamos progresar.

Pero es necesario que ese ingreso se invierta en los venezolanos: sólo en el año 2011, Venezuela dejó de recibir 7.000 millones de dólares, por el petróleo entregado en condiciones especiales a otros países. Con esos recursos se pudieron haber construido 440.000 casas, 2.100 escuelas y 500 hospitales en un año.

Tú tienes la llave del futuro

Yo los invito a que sigamos imaginando ese Futuro de Progreso para todos. ¡Juntos vamos a alcanzar el país que llevamos tanto tiempo esperando! Los invito a compartir esta esperanza y este entusiasmo con el que seguimos recorriendo toda nuestra Venezuela. Y también los invito a convertir este entusiasmo en la fuerza electoral que necesitamos el 7 de octubre. ¡Tenemos que convertir esta energía en millones de votos el próximo 7 de octubre!

Así, a partir de enero de 2013, los venezolanos podremos contar con un gobierno que garantizará un uso responsable de los ingresos petroleros, y que dará prioridad a la inversión responsable de este recurso en nuestra gente y en la solución de sus problemas. ¡Tenemos un plan y sabemos cómo llevarlo a cabo!

Convertiremos el petróleo en la palanca para construir los peldaños para el Progreso y la inclusión, iniciando un desarrollo sin precedentes en nuestra historia. ¡Juntos podemos lograrlo y necesitamos de ti y de tus ganas de sumarte a este compromiso! ¡Tú tienes la llave de ese Futuro de Progreso! ¡Hay un Camino!