Archivos Mensuales: mayo 2012

Nuestro compromiso es con la vida

Todos los venezolanos sabemos que uno de los problemas más graves que enfrentamos es el de la inseguridad. La violencia y sus consecuencias han aumentado su presencia en la cotidianidad: todos los fines de semana, todos los días, vemos cómo aumentan las cifras de la violencia.

Ésta es una situación que no debe continuar. La violencia no se nos puede convertir en parte de la vida cotidiana. No es justo que los venezolanos tengamos miedo de salir a la calle, que vivamos en una permanente angustia por la posibilidad de perder la vida propia o la de algún ser querido a manos del hampa. Más aún: que no tengamos confianza en quienes tienen la responsabilidad de protegernos.

La ineficiencia del gobierno central ha hecho que la violencia y la inseguridad se conviertan en un estilo de vida. La violencia se ha convertido en una herramienta y en una amenaza con matices políticos y sociales, en buena parte por culpa de un discurso cargado de odio y egoísmo. Por eso quienes durante catorce años han estado al frente del gobierno central no han podido ni pueden articular soluciones para resolver este problema que, como ha quedado demostrado, los ha sobrepasado.

El gobierno central no pudo con la violencia. Ya van 18 planes de seguridad, a cargo de más de una decena de ministros de Interior y Justicia, y todos han fracasado. Nos han querido convencer de que la inseguridad era una sensación, pero la violencia sigue allí, matando a padres, esposos, hijos, en fin: a nuestros hermanos.

Y ahora, con evidente ambición electoral, anuncian un nuevo plan de seguridad. ¿Pero qué va a diferenciar a este plan de los fracasos anteriores? Son los mismos que negaban el aumento de la violencia. ¿Por qué anunciar un nuevo plan de seguridad a meses de las elecciones? En catorce años ni siquiera han podido poner orden en el sistema judicial, crearon una Policía Nacional que todavía no opera en todo el país y no han podido controlar la cantidad de armas que llenan nuestras calles. Entonces, ¿en verdad les importa tu vida o sólo tu voto?

Este nuevo plan de seguridad anunciado por el candidato oficial es otro espejismo que intenta tapar elgran fracaso. En catorce años, la presidencia de la República ha escamoteado el tema de la violencia y evadidosu responsabilidad a la hora de garantizar la tranquilidad de los venezolanos.

Es hora de que la esperanza derrote de una vez por todas al miedo. Mientras el gobierno central habla de invasiones, de imperialismo, de soberanía, a los venezolanos nos decían que la cifra récord de homicidio era un invento.

Son 18 planes que han fracasado y, después de catorce años, ni siquiera nos permiten sentirnos dueños de nuestras vidas. Nos han mantenido en la anarquía, el desorden y la impunidad. Ya nada parece estar en su sitio y es hora de que una nueva manera de hacer política, respetuosa de la vida, rescate la confianza y el orden.

¡Que la esperanza triunfe sobre el miedo!

Los venezolanos merecemos vivir tranquilos, poder caminar por nuestras calles, disfrutar del espacio público. Merecemos paz, noeste miedo y esta zozobra constante.

Queremos un país libre de violencia, donde se multipliquen las oportunidades para que todos puedan progresar. Pero sabemos que si tú y tu familia no sienten que su vida es protegida y respetada no podremos lograrlo. Incluso, quienes apoyan al gobierno actual sienten esa misma necesidad porque todos, sin importar su tendencia política, hemos sido víctimas de la violencia y vemos con preocupación la impunidad.

La inseguridad no distingue si tienes la camisa roja, azul o amarilla.

Se trata de generar las condiciones para la tranquilidad. La mejor forma de construir tranquilidad es creando espacios seguros para las comunidades. Si multiplicamos espacios que tengan permanentemente actividad, estén bien iluminados y cuenten con un sistema que articule soluciones integrales para que podamos disfrutar de nuestra comunidad, nuestra parroquia y nuestras ciudades sin miedo.

Nosotros tenemos un plan. En un trabajo coordinado, que contempla soluciones verdaderamente eficaces y no sólo policiales, sabemos cómo hacer que en Venezuela reine la paz.

Un país para el Progreso es un país para la vida. En nuestro gobierno podremos caminar tranquilos por las calles, sin miedo. Vamos a ocuparnos de construir el país que queremos y para eso contamos contigo.

Tenemos políticas y planes de seguridad eficaces, capaces degenerar confianza sin discursos que dividan y generen más odio y violencia. Todos tenemos que ponernos de acuerdo, todos cabemos aunque pensemos distinto.

Juntos podemos lograrlo, pero eso amerita voluntad política. Y voluntad política es lo que ha faltado durante catorce años. Por eso pongo mi compromiso: como presidente de Venezuela me pondré al frente de esta responsabilidad.

Tenemos un plan para tu tranquilidad

Nuestro compromiso es brindar tranquilidad a los venezolanos y tenemos un plan para lograrlo. Vamos a presentarlo en cada región y, si es necesario, en cada comunidad. Sabemos que es posible tener un país seguro. ¡Hay un camino!

Necesitamos más y mejor educación, mejores servicios públicos, empleos con calidad, espacios públicos, un sistema de justicia despolitizado y cuerpos de seguridad eficientes, confiables y comprometidos con la gente.

Cuando hablamos de tranquilidad hablamos de algo mucho mayor que el simple concepto de seguridad que ha sostenido tercamente el gobierno central. Uno está tranquilo cuando hay seguridad, pero también cuando se tienen los servicios básicos necesarios, espacios públicos para vivir y hacer ciudad, empleos y oportunidades, las condiciones para poder hacer país. Sin eso, las sociedades se enferman.

Nadie dice que va a ser fácil, pero estamos convencidos de que con planificación, compromiso y trabajo conjunto podemos alcanzar el país que queremos: convertir a Venezuela en uno de los países más seguros de nuestro continente.

Vamos a devolverle la esperanza a los venezolanos.

¡Nuestro compromiso es con la vida! Cuento contigo, cuentas conmigo.

Nuevas oportunidades para el Progreso

Yo siempre digo que cuando uno llega a los 40 uno llega allí a la madurez de la juventud, y cuando llega a los 50 uno llega a la juventud de la madurez, y ahí sigue pa’lante.

Y es que la vida activa se empieza desde jovencito y continúa por muchos años más después de que se llega a los 40 o 50 años, nosotros lo tenemos claro.

En nuestros recorridos casa por casa nos encontramos a jóvenes que nos dicen que nos los emplean porque son muy jóvenes y no tienen experiencia; y también nos encontramos a los adultos mayores que les pasa lo contrario, tienen la experiencia pero entonces les dicen que ya son mayores.

Nosotros queremos que todos los venezolanos con capacidades para trabajar tengan la oportunidad de tener un empleo, pero un empleo con calidad. Por eso, dentro de nuestro Plan de Empleo para Todos hacemos referencia a dos sectores importantes para el país: la fuerza joven y los adultos mayores. ¡Que nadie se queda atrás!

Para los jóvenes, con el programa del Primer Empleo implementaremos sistemas de capacitación, coordinados con la demanda de los sectores productivos del país, con el propósito de formar a 50.000 jóvenes cada año y apoyarlos en su inserción en el mercado laboral. Vamos a otorgar incentivos a las empresas que los contraten para que tengan la oportunidad de formarse trabajando.

Por otro lado, el programa Segunda Oportunidad permitirá aprovechar los conocimientos y la experiencia de todas aquellas personas mayores de 45 años que quieran continuar activos en el campo laboral. Estableceremos esquemas especiales de horarios, remuneración y beneficios en la contratación de adultos mayores.  También se promoverá la creación de cooperativas y asociaciones que permitan a las personas mayores ofrecer servicios profesionales en las áreas de su experiencia.

Porque hay muchas personas que estaban trabajando y perdieron su empleo, y ahora les dicen que son mayores, pero ¿cuánto conocimiento no tienen los mayores de 45 año para dar a las empresas y al país? Hay hasta mayores de 65 años que tienen un negocio en su casa pero les hace falta el los recursos para poder potenciarlo.

Nosotros presentamos el Plan de Empleo para Todos los venezolanos, que más que un plan de empleo es un plan de desarrollo del país. Porque como gobernante uno debe procurar crear muchas oportunidades, no para uno mismo, sino para los venezolanos.

Con nuestro Plan Empleo para Todos vamos a derribar las barreras que excluyen a los jóvenes y a los adultos mayores de la posibilidad de obtener
un empleo con calidad. Actualmente en nuestro país hay 400.000 jóvenes y casi 200.000 personas mayores de 45 años sin empleo.

Nuestro compromiso: trabajar en equipo entre el sector público y el esfuerzo privado para generar 500.000 puestos de trabajo cada año, es decir, 3.000.000 nuevos empleos en seis años.

De estos empleos, yo propongo que pudiéramos generar alrededor de un 15% por año para los adultos mayores, unos 75.000 empleos nuevos. Es decir que en estos próximos años nosotros podamos presentarle al país la generación de unos 450.000 empleos para los adultos mayores.

Es primera vez que en el país se está presentando una propuesta de empleo para los adultos mayores. ¡En nuestro proyecto de país todos los venezolanos están incluidos!

La clave: confianza y estabilidad

El gobierno central se ha encargado de destruir la confianza de quienes invierten en el país y de quienes dan la posibilidad de que tu puedas obtener recursos para progresar.

Nosotros estamos comprometidos con la construcción de un ambiente de confianza para promover la inversión y la creación de nuevas empresas, que generen muchos nuevos empleos, así como garantizar la estabilidad y tranquilidad de quienes ya tienen un empleo.

Un ambiente de confianza donde controlaremos la inflación para que lo que ganas con tu esfuerzo te alcance y puedas progresar; que puedas contar con seguridad social y beneficios que te acompañen las dificultades; pero también un ambiente de confianza donde todos los venezolanos puedan acceder a servicios públicos con calidad.

Es necesario que se respete tu vocación y que puedas capacitarte y crecer. Todos merecemos que nuestras capacidades consigan desarrollarse y que podamos hacer lo que nos gusta. Todos queremos aportar nuestro esfuerzo para que nuestra Venezuela avance hacia el Progreso. Esto lo lograremos con instituciones para la capacitación y el desarrollo de todos, así como con beneficios para afrontar momentos difíciles como el desempleo o la incapacidad.

Los venezolanos sabemos que el empleo es progreso y que si generamos las condiciones para que haya muchos empleos con calidad, todos los venezolanos podrán tener una vida mejor, para que tú y tu familia puedan alcanzar la tranquilidad y caminar hacia el Progreso.

Si queremos que Venezuela progrese debemos aprovechar la fuerza productiva de todos los venezolanos. ¡Juntos podemos construir la Venezuela del Progreso!

Que no haya obstáculos para tu progreso

Tenemos una razón para seguir hablando de empleo, y es una razón poderosa: en nuestros recorridos por Venezuela, atentos a lo que nos dicen las personas, buscando entre todos las soluciones a los problemas que nos afectan, uno de los temas que más preocupan a las personas es el del empleo.

Nos hemos comprometido con el empleo con calidad porque quien tiene un empleo con calidad camina tranquilo hacia el progreso. Eso es cierto. Pero también lo hemos hecho porque los venezolanos no merecemos que nuestro talento y nuestras ganas de trabajar por el progreso del país se vean frustrados por políticas erradas.

Estamos convencidos de que juntos lo hacemos mejor, pero para eso es necesario que se respeten las vocaciones de los venezolanos y se les permita capacitarse y crecer. Todos podemos hacer lo que nos gusta. Todos queremos aportar nuestro esfuerzo. Todos merecemos que nuestras capacidades consigan desarrollarse.

Los venezolanos queremos trabajar, pero actualmente existen muchos obstáculos que impiden que haya empleo con calidad para todos. Muchos de estos obstáculos están en el camino de los jóvenes, quienes representan una fuerza fundamental para alcanzar el país que nos merecemos.

Por ejemplo, actualmente en Venezuela 27% de los jóvenes no recibe educación secundaria y hay más de 400 mil jóvenes desempleados. Por otra parte, un millón de venezolanos viven en el extranjero, la mayoría de ellos jóvenes que han salido del país en busca de oportunidades. A esto debemos sumarle las nuevas disposiciones cambiarias, que controlan y deciden a quiénes darle las divisas y a quiénes no. Son políticas que no entienden que los jóvenes son parte fundamental de la fuerza que debe impulsar la Venezuela del Progreso.

Sabemos que los jóvenes quieren trabajar en lo que le gusta y que merecen una oportunidad para progresar y adquirir experiencia. En nuestro Plan Empleo Para Todos estamos comprometemos con ustedes, muchachos. La Ley de Primer Empleo incentivará su capacitación a través de acuerdos que estableceremos con las instituciones del Estado y las empresas privadas socialmente responsables para que se generen muchas oportunidades y así puedan comenzar su vida laboral.

Para lograrlo, hemos planificado estructurar incentivos financieros para las empresas que contraten jóvenes y, además, crearemos alternativas de financiamiento para el emprendimiento desde las propias universidades de nuestro país, donde están los profesionales del futuro que merecen una oportunidad de verdad. ¡Que haya oportunidades para todos por igual!

Capacitación para el Progreso

Tú puedes crecer, quieres progresar y mereces desarrollar tus capacidades y conocimientos para trabajar en lo que te gusta. Es algo que las actuales condiciones hacen muy difícil. Pero sabemos que si tú progresas el país progresa, así que queremos acompañarte en tu camino hacia un empleo con calidad, para que puedas lograr tus aspiraciones.

La única manera de contribuir con el desarrollo productivo del país es permitir el desarrollo del talento y las habilidades de todos, sin distinciones ni chantajes fundamentados en la política.

Estamos convencidos de que si las comunidades y las empresas, apoyadas por los gobiernos locales y regionales, realizan un trabajo conjunto para identificar las necesidades de formación y se articulan con los talentos de la población, podremos aprovechar la fuerza productiva de los venezolanos y alcanzar el potencial de desarrollo del país. ¡Juntos podremos construir la Venezuela del Progreso!

Para esto es necesario que todos tengan la oportunidad de formarse en las áreas y oficios que mejor responden a la realidad del país, pero también a la vocación de cada persona. Esto no se trata de pensar diferente, sino de pensar por sí mismo y conseguir que las metas tengan una posibilidad de desarrollo real.

¡Que nadie se quede atrás!

Ya lo hemos dicho: necesitamos recuperar la confianza y que la esperanza triunfe sobre el miedo. ¡Tú y tu familia merecen un mejor futuro!

Las familias venezolanas merecen la oportunidad de transitar tranquilas al Progreso. Programas de economía familiar y créditos socialmente responsables son necesarios, pero aplicados con eficacia y acompañando a los venezolanos en las contingencias. El Progreso del país necesita de todos, y sabemos que el gobierno debe ofrecer oportunidades para que los venezolanos alcancen sus metas.

Con la creación de instituciones públicas y privadas que ofrezcan garantías para nuevos y pequeños empresarios, muchas más personas tendrán la oportunidad de acceder a créditos y montar su negocio propio: más empresas son más empleos y más empleos con calidad son la garantía de un país que crece.

Pero para eso es necesario un sistema que facilite la inserción de quienes buscan nuevas oportunidades de empleo en el mercado formal. No uno que los haga cada vez más dependientes del Estado y que, a cuenta de eso, los manipule y juegue con el sustento de las familias.

Un empleo con calidad debe ofrecer beneficios, estabilidad y garantía de una seguridad social que llegue a todos los trabajadores venezolanos. Pero nuestro plan no contempla sólo a los trabajadores: es necesario crear un sistema de protección para el desempleado, a través de instituciones que garanticen el sostenimiento de su calidad de vida durante los momentos difíciles y que ofrezcan herramientas y alternativas para superar esos escollos que pone la vida. Así, los recursos aportados por los trabajadores se convertirán en un medio efectivo de ingreso en caso de necesidad.

Durante años se le ha impedido a la gente la oportunidad de imaginar un futuro donde sus metas se cumplan, en lugar de estar pendientes de cómo sobrevivir al hoy y al ahora. Nuestro compromiso es con los venezolanos y con que todos tengan la oportunidad de tener un empleo con calidad, pero sobre todo la oportunidad de cumplir sus sueños.

Sabemos que tienes las capacidades y el talento para lograr tus metas y caminar con nosotros hacia el Progreso. Por eso vamos a brindarte las oportunidades y herramientas para que puedas desarrollarte y así construyamos el país que merecemos.

¡Cuentas conmigo, cuento contigo! Tú lo sabes: ¡Hay un Camino!

Plan Empleo para Todos

Juntos lo hacemos mejor

Seguimos fortaleciendo nuestro proyecto de país y estamos comprometidos con tu progreso y el progreso de todos los venezolanos.

Estamos comprometidos con el empleo con calidad, porque empleo es progreso, empleo es bienestar, empleo es tranquilidad para ti y para tu familia. Donde hay un empleo con calidad jamás el hambre toca su puerta. Quien tiene un empleo con calidad camina tranquilo hacia el progreso. Por eso nuestro compromiso es que haya empleo para todos por igual.

Tener un empleo con calidad te da estabilidad y con nuestro “Plan de Empleo Para Todos” asumimos el compromiso de generar estabilidad e impulsar nuevas oportunidades para progresar y ¡juntos lo hacemos mejor!

Fuerzas Regionales de Progreso

Juntos lo hacemos mejor porque para alcanzar el progreso y bienestar necesitamos que los empleos con calidad surjan por todo el país. Desarrollando las zonas de productividad de cada una de las regiones aprovecharemos los recursos que nos ofrece nuestro país para crear muchos empleos con calidad, para establecer zonas en las cuales todos los venezolanos podamos vivir tranquilos, con educación, servicios de calidad y áreas públicas de recreación.

Nuestro gobierno va promover las inversiones que mejor aprovehen los recursos de las regiones estableciendo redes productivas para el desarrollo de empleadores, otorgando facilidades para acceder al crédito productivo e incentivos fiscales para los emprendedores y las nuevas inversiones. Vamos a asegurar el acceso a los servicios públicos necesarios para el desarrollo de las regiones. Porque sabemos que la vialidad, la electricidad y el agua corriente son servicios con los que todos los venezolanos deben contar, y no herramientas de chantaje político.

Las Fuerzas Regionales de Progreso son un compromiso que asumimos desde ya, y contamos contigo para poder lograr los objetivos: el gobierno central debe orientar y facilitar; los gobiernos regionales supervisar y activar; las personas y las comunidades protagonizar y producir, mientras que la iniciativa privada debe estar motivada y en confianza para aportar inversión y tecnología.

Todos debemos aportar como parte de un equipo, el mejor equipo para construir la Venezuela del Progreso.

Juntos vamos a lograr que los venezolanos tengan una vida con menos sacrificios. Juntos vamos a lograr que nadie se vea obligado a buscar trabajo en otro lugar porque no encuentra un empleo en el lugar donde nació. ¡Juntos lo haremos mejor!

Juntos generamos oportunidades para todos por igual

Nuestro proyecto de país nos incluye a todos los venezolanos, estamos comprometidos con hacer las cosas bien, porque la experiencia nos ha demostrado que si se hacen las cosas bien pasan cosas buenas.

Desde el gobierno central vamos a generar confianza mediante acuerdos y con el trabajo conjunto entre el sector público, la iniciativa privada, la economia social y la comunidad.

Si trabajamos juntos, sector público y privado con las comunidades, promoveremos el crecimiento de la producción nacional, apoyando las iniciativas que generen más empresas, que generarán a su vez más y mejores puestos de trabajo; organizaremos servicios de apoyo para la creación y expansión de pequeñas y medianas empresas, que brinden información, capacitación y asistencia técnica; apoyaremos la creación de más y mejores empresas, más empresas son más empleos.

Eso es lo que queremos: más empleos con calidad para todos los venezolanos por igual, promoviendo la inversión sin discriminación y desde el gobierno utilizando el petróleo como la palanca para el desarrollo de nuestra economía.

Los venezolanos queremos progresar y merecemos un mejor país, con oportunidades para todos por igual. ¡Juntos tenemos la fuerza para construir la Venezuela del Progreso!

Tenemos un plan para lograr empleos para todos

Con nuestro Plan de Empleo Para todos, asumimos el compromiso de generar más y mejores oportunidades de empleo para todos, sin discriminaciones de ningún tipo. Asumimos el compromiso de recuperar la confianza y hacer que la esperanza triunfe sobre el miedo, para que juntos podamos construir el país que nos merecemos.

Sabemos que los venezolanos necesitan políticas eficaces que se traduzcan en progreso que impulsen la creación de empresas y generen empleo, no políticas orientadas a la destrucción de las fuentes de empleo y a la intervención y expropiación de empresas. Necesitamos una economía sólida, donde se promueva la producción y la inversión nacional; con reglas claras e instituciones justas; donde cada quien conozca sus derechos y responsabilidades en la construcción del país que queremos.

Creemos en el trabajo en equipo y en el desarrollo de las capacidades de todos. Creemos en el consenso y en la integración de los aportes e ideas de todos. Es necesario que los acuerdos prevalezcan sobre los conflictos. Debemos garantizar un ambiente de diálogo y entendimiento entre todos porque todos somos parte del camino al progreso. ¡Juntos podemos lograrlo y hay un camino para hacerlo!