Archivos Mensuales: abril 2012

Empleo para todos

En nuestro proyecto de país el compromiso con el empleo es una de las prioridades. Porque empleo es progreso: si tenemos un empleo podemos caminar tranquilos hacia el futuro.

Sin embargo, el compromiso que hemos asumido va todavía más allá: queremos que haya empleo con calidad para todos los venezolanos por igual, sin discriminación. Un empleo con calidad es aquel que está bien remunerado, cuyo salario alcanza para asegurarle el sustento de tu familia, cubrir las necesidades y ahorrar. Un empleo con calidad brinda estabilidad y tranquilidad, ofrece beneficios y permite crecer. Porque sabemos que si tú progresas, todos progresamos.

Y es que los venezolanos merecemos progresar, merecemos ser independientes y eso sólo es posible si podemos contribuir con nuestras capacidades, si podemos aprovechar las oportunidades que el país genera gracias al talento venezolano y sobre todo si podemos caminar tranquilos hacia el futuro.

Sabemos que para lograr esto necesitamos recuperar la confianza y hacer que la esperanza venza al miedo. Es necesario generar las condiciones que nos permitan recorrer el camino del Progreso aumentando la producción nacional y generando empleo para los venezolanos. ¡Y tenemos un plan para lograrlo!

Que haya más y mejores oportunidades

Juntos lo hacemos mejor. De eso se trata: de construir juntos las soluciones a los problemas que nos afectan, que cada quien aporte sus ideas y su experiencia, que sea posible desarrollar nuestras capacidades para alcanzar ese objetivo común: un país que progresa.

Nuestra economía necesita que haya más empresas capaces de generar más puestos de trabajo. Por eso nos comprometemos a no expropiar empleos, sino a construirlos. Así podremos garantizar la estabilidad y atraer más inversiones.

Hay que trabajar en equipo, integrar una labor eficaz del sector público con el esfuerzo del sector privado y el apoyo de las comunidades. Así, al generar muchos nuevos empleos con calidad, no sólo atendemos a quienes necesitan un trabajo sino que garantizamos la estabilidad de quienes ya están empleados y, al mismo tiempo, mejoramos las condiciones de contratación de todos.

Con planificación y consenso pondremos en marcha planes que activen los parques industriales que ya existen en nuestro país, pero también crear nuevos centros de producción para aprovechar las fortalezas de cada región y diversificar nuestras economías.

Con el desarrollo de un plan de infraestructura, orientado a la culminación de los proyectos que están parados, así como al mantenimiento de las obras e instalaciones que permitan que a cada hogar venezolano le lleguen servicios públicos de calidad, se generarán muchos empleos directos e indirectos.

Estamos convencidos de que debemos eliminar los obstáculos que actualmente se le pone a quienes quieren montar su negocio propio. También debemos dirigir la inversión pública a proyectos que generen empleo y mejoren la vida de los venezolanos. Invertir en beneficio de los venezolanos y no gastar sin hacer que tu vida cambie para bien. De eso se trata: de confianza.

Y confiamos en que tú mereces trabajar en lo que quieres, en lo que te gusta. Nuestro plan está concebido para incentivar la creación de nuevas empresas y apoyar el desarrollo de las empresas que ya existen. Aplicando políticas eficientes se estimula la creación y el emprendimiento de pequeñas y medianas empresas, con planes que faciliten el acceso a créditos y que, al mismo tiempo, potencien la capacitación. Podemos generar las condiciones para que todos desarrollen sus talentos y puedan trabajar en lo que les gusta.

Que no haya obstáculos para tu Progreso

Que nadie se quede atrás. Si tú progresas, todos progresamos. Estamos comprometidos contigo, porque sabemos que los venezolanos queremos crecer y podemos cumplir con nuestras metas.

Creemos en el talento y en las ganas de nuestros jóvenes, que quieren ganar experiencia en las áreas y oficios para los cuales se sienten llamados. Por eso tenemos un plan de Primer Empleo que cuenta con ellos para, mediante acuerdos entre el sector público y la inversión privada, asegurarles su primera experiencia laboral. Porque en el Progreso el trabajo de todos cuenta.

También sabemos que los adultos mayores tienen mucha experiencia y cariño para dar. Es así que el plan Segunda Oportunidad incorpora políticas de inserción mediante nuevas formas de contratación que permitirá a los mayores de 60 años incorporarse a la construcción del país que nos merecemos.

Que el sueldo te alcance

Con un salario de calidad puedes progresar. Para eso se necesita una economía fuerte y sabemos cómo articular las políticas para tenerla. Uno de los pasos principales para llegar a esa meta es aumentar la producción nacional y así controlar la inflación, utilizando de manera responsable los recursos públicos y direccionando la inversión responsablemente.

Ya lo hemos dicho: nuestro compromiso es con Venezuela y los venezolanos: que lo que ganas con tu esfuerzo te alcance y puedas pensar en tu futuro, plantearte metas y progresar. Y juntos podremos, entonces, vivir tranquilos.

Se trata de confianza. Y yo confío en ti y en tu talento. Por eso Empleo para Todos es uno de los primeros pasos hacia el país que tanto tiempo llevamos esperando.

El futuro comienza contigo. ¡Hay un camino!

Anuncios

Empleo con calidad

Seguimos recorriendo Venezuela, casa por casa, compartiendo nuestro proyecto de país, identificando los problemas de la gente, buscando soluciones integrales y construyendo todos juntos el futuro que nos merecemos.

Los venezolanos queremos un empleo que nos permita progresar y caminar tranquilos hacia el futuro. Los venezolanos queremos un empleo que nos de oportunidades y que nos permita alcanzar nuestros sueños: un empleo con calidad.

Para lograr esta meta necesitamos que la esperanza se imponga sobre el miedo. Necesitamos un plan que genere un ambiente de confianza, donde sea posible el trabajo conjunto entre el sector público, el esfuerzo privado y las comunidades, que permita la creación de nuevas empresas y el desarrollo de las que ya existen para generar nuevos empleos.

Desde el año 1999 hasta el 2012, las políticas del Gobierno Central han hecho que el empleo formal en el sector privado disminuya, que aumente el empleo informal y que haya casi 1.000.000 nuevos desempleados.

Necesitamos políticas eficientes, orientadas a que todos los venezolanos progresen y sean independientes. No necesitamos más políticas ineficientes, que utilicen la discriminación política y promuevan el miedo y la dependencia del Gobierno Central. No necesitamos más políticas divorciadas de las verdaderas necesidades de todos los venezolanos.

Necesitamos eliminar los obstáculos a la inversión productiva y la burocracia que dificulta el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas. Necesitamos generar confianza, dejar a un lado la política del miedo y promover la política de la inclusión y de las oportunidades para todos por igual.

Comprometidos con el empleo, comprometidos con el progreso

Sabemos que los venezolanos tenemos muchas capacidades y talentos, y estamos convencidos de que si tenemos un propósito común y todos hacemos nuestro mejor esfuerzo, alcanzaremos los mejores resultados.

Hemos insistido en que la educación con calidad es el mejor camino para multiplicar las oportunidades de progreso. Por eso, la educación es el primer paso para que los venezolanos desarrollen sus habilidades y conocimientos que respondan al país y a sus aspiraciones.

A través de una verdadera planificación lograremos el crecimiento de todos los que ya tienen empleo y la colocación de aquellos que están inactivos. Con programas de capacitación que incluyan a todos los venezolanos, promoveremos el progreso y aseguraremos un futuro de oportunidades.

A través de un plan que permita la culminación y construcción de obras de infraestructura pública y el mantenimiento de las ya existentes, generaremos miles de empleos directos e indirectos.

Además, estamos convencidos de que apoyando el desarrollo del sector agrícola generaremos empleos en la producción de las materias primas, necesarias para que en las regiones se multipliquen los empleos con calidad, los empleos que todos los venezolanos aspiramos, estables, bien remunerados y que nos permita crecer como profesionales.

¿Qué es un empleo con calidad?

Un empleo con calidad es aquel que está bien remunerado, tiene estabilidad, genera beneficios y permite que las personas crezcan y alcancen la tranquilidad.

Actualmente, más de cinco millones de venezolanos no tienen un empleo con calidad, cerca de medio millón de trabajadores del sector público carecen de estabilidad laboral, desconocen a sus representantes sindicales y tienen varios años sin negociar nuevos contratos colectivos.

Los venezolanos queremos tener un empleo con calidad que nos ofrezca un salario que alcance para cubrir nuestras necesidades. Un empleo con posibilidades de ascender, que nos brinde seguridad y en el que se respeten nuestros derechos, sin privilegios ni discriminación política.

Un empleo con calidad permite que tu negocio crezca con base en tu esfuerzo, puedas ahorrar y alcanzar tus metas, responder ante una emergencia e invertir para progresar.

Un empleo con calidad permite que quienes tienen experiencia y estudios puedan ayudar a quienes van a formarse, sin limitaciones socioeconómicas, que cada quien pueda trabajar en lo que quiere porque le gusta y porque ha podido capacitarse para hacerlo.

Nuestro compromiso es que cada vez más familias progresen y alcancen sus metas, y esto se logra si las personas pueden tener un empleo con calidad.

Si el pueblo progresa, el país progresa. Si tú progresas, todos progresamos. Cuentas conmigo, cuento contigo. ¡Juntos construimos el camino!

Progreso es empleo de calidad

En los recorridos que estamos haciendo por todo nuestro país, el tema recurrente que escuchamos en los venezolanos es el empleo. Las personas quieren trabajar, pero se han destruidos muchas fuentes de trabajo y ha aumentado el empleo informal.

Los venezolanos sabemos que empleo es progreso. Por ello, si generamos empleos de calidad los venezolanos tendremos la oportunidad de tener una vida mejor, de recorrer el camino del progreso y alcanzar la paz y la tranquilidad que tanto aspiramos.

Los venezolanos tenemos más futuro que pasado. Necesitamos que la esperanza triunfe, y confiamos en la fuerza y la Fe de todos para hacer que las cosas pasen.

Sabemos que merecemos la oportunidad de progresar, que todos tenemos el derecho de alcanzar la paz y la tranquilidad. Eso es lo que queremos: conquistar la tranquilidad que merecemos.

Merecemos políticas de empleo eficientes

El gobierno central se ha caracterizado por la improvisación. Entre 1999 y 2010 se pusieron en marcha 13 planes de empleo, y aún hoy los venezolanos seguimos esperando una propuesta que plantee soluciones eficientes a este problema.

Trece años con esta forma de gobernar se han traducido en políticas que no responden a las necesidades de los venezolanos.

Desde 1999, más de un millón de trabajadores ingresó al mercado informal. Actualmente, cuatro de cada diez trabajadores (5,4 millones de venezolanos) se encuentran en el sector informal. Esto significa que hay más de cinco millones de venezolanos que no están amparados por los beneficios laborales establecidos por la Ley.

La informalidad y el desempleo afectan a más de la mitad de la población trabajadora y apenas uno de cada tres trabajadores tiene un empleo formal en el sector privado.

Se han anunciado muchos planes, se ha hablado de muchas leyes, pero lo que se ha hecho en la realidad es destruir fuentes de empleos de calidad. El número de empleadores pasó de 630.000 en 2001 a 400.000 al cierre del primer semestre de 2011.

Esta disminución en las fuentes de empleo estuvo marcada por la destrucción de pequeñas y medianas empresas, lo que significó la pérdida de más de un millón y medio de trabajos.

Nosotros venimos a comprometernos, no a prometer

Los venezolanos necesitamos políticas de empleo eficientes, porque donde hay un empleo de calidad jamás el hambre tocará la puerta.

Nosotros estamos comprometidos en generar un ambiente de confianza entre el sector público y el privado, con el fin de atraer inversiones que permitan que muchos emprendedores se desarrollen y generen empleos; que grandes, medianas y pequeñas empresas generen más puestos de trabajo, en una economía fuerte y próspera.

Los venezolanos necesitamos un empleo de calidad que nos permita progresar, que nos ayude a ser independientes y libres, en lugar de hacernos cada vez más dependientes de un gobierno central que utiliza las fuentes de trabajo para chantajear a quienes debería ayudar.

Nuestro país no necesita más expropiación de empresas ni más destrucción de empleos. Lo que necesita es ampliar la producción de bienes nacionales y alcanzar una alta capacidad de exportación. Los venezolanos necesitamos dejar de depender de las importaciones. No necesitamos más políticas que hagan a nuestro país más dependiente.

En nuestro proyecto de Progreso vamos a institucionalizar las misiones y vamos a mejorarlas. Creemos que los programas sociales deben tener un efecto liberador para las personas, y no que hagan a los venezolanos más dependientes del gobierno central.

Nuestro compromiso es el de trabajar para todos por igual, sin importar tu tendencia política. Porque creemos que no puede haber igualdad de oportunidades cuando hay discriminación política.

Queremos que todos los venezolanos puedan acceder a programas de capacitación que aseguren que todos cuenten con los  conocimientos y habilidades que les permitan desarrollar sus capacidades para progresar.

Nuestro compromiso es el de trabajar para promover la formalización de empresas pequeñas y medianas, para garantizar que los trabajadores cuenten con estabilidad, beneficios y oportunidades de crecimiento. Es necesario eliminar la burocracia y los cuellos de botella que obstaculizan la inversión productiva y el emprendimiento.

El camino hacia el Progreso pasa por que todos los venezolanos por igual tengan la oportunidad de un empleo de calidad, sin importar su color político.

Nuestro compromiso es ofrecer oportunidades de progreso para todos los venezolanos, porque el Progreso es estar mejor hoy y mañana. ¡Hay un camino!

El Progreso es el camino de la paz

Nuestro proyecto está fuertemente ligado a un compromiso con la paz y con la tranquilidad de los venezolanos. De todos los venezolanos. Estamos convencidos de que nuestro país necesita que la esperanza triunfe por encima del miedo, que conquistemos la tranquilidad que merecemos, algo que sólo es posible teniendo en la paz un valor y una prioridad.

Los venezolanos sabemos que dos de los más grandes problemas que enfrentamos son la violencia y la inseguridad. Son de las principales preocupaciones de la gente: la violencia se nos ha convertido en parte de la vida cotidiana. El miedo de salir a la calle, la angustia de perder la propia vida o la de un familiar en manos del hampa. Ya lo hemos dicho: ésta es una situación que no debemos permitir que continúe.

El gobierno central ha reivindicado la violencia a través de un discurso centrado en el miedo y en la división. Eso sólo ha acentuado el problema y es evidente lo poco que se ha hecho para solucionarlo. Quieren que los venezolanos nos acostumbremos a vivir en la anarquía, en el desorden, en la impunidad, que nada parezca estar en su sitio y que creamos que sólo un hombre es quien puede garantizar la paz.

Valores para la paz y la tranquilidad

Merecemos un país libre de violencia, lleno de esperanza y de oportunidades para el Progreso. Estoy seguro de que es lo que tú quieres y que es lo que quieren los tuyos. Incluso que es lo que quieren aquellos que pertenecen a la tendencia política que apoya al gobierno actual. Porque todos, sin importar el color de la franela, hemos sido víctima de la violencia, de la impunidad y de la inseguridad que no permite que progresemos.

Pero para lograrlo debemos recuperar nuestros valores y tener confianza en que podemos volver a ser una sociedad donde los ciudadanos se respeten unos a otros, donde se dejen de lado los discursos de odio, miedo y violencia, donde se respete la vida de todos.

Basta de la violencia convertida en parte de nuestras vidas.

Basta de resignación. Es la hora de comprometerse y de entender que la vida es lo que debe convocarnos: sabemos que el camino es activar la fuerza de la esperanza para derrotar a la fuerza del miedo.

Basta de evasiones, basta de impunidad, basta de creer que hay otros culpables aparte de las 18 políticas de seguridad aplicadas sin resultados efectivos.

Nosotros estamos comprometidos con la paz, porque el camino del Progreso se construye con políticas eficaces y generando confianza en las personas. Por eso decimos que todos tenemos que ponernos de acuerdo, que todos debemos aportar nuestro grano de arena, que todos cabemos aunque pensemos distinto. Solo así podremos empezar a reducir la violencia y la inseguridad.

Espacios para la vida, espacios para la tranquilidad

La mejor forma de alcanzar la tranquilidad es creando espacios seguros para las comunidades, lugares donde las personas puedan vivir sin miedo. Si multiplicamos espacios públicos que tengan permanentemente actividad, que estén bien iluminados y que cuenten con efectivos policiales que se integren a la vida de la comunidad, estaremos creando zonas seguras para que todos los venezolanos puedan vivir tranquilos.

Porque es tranquilidad lo que queremos y lo que merecemos. Los venezolanos merecemos vivir en paz, no con este miedo constante. Los venezolanos merecemos poder transitar tranquilos por las calles, por las plazas, por los parques. Los venezolanos merecemos recuperar la confianza.

Ya hemos dicho que hablamos de tranquilidad y no solamente de seguridad, porque sabemos que tenemos tranquilidad cuando tenemos seguridad, pero también cuando se tienen los servicios básicos y espacios públicos para vivir y hacer ciudad, hacer país. Sin eso, las sociedades se  “enferman”.

La violencia y la inseguridad se combaten con más y mejor educación, con empleos de calidad, con construcción de espacios públicos seguros, con un sistema de justicia despolitizado y con cuerpos de seguridad eficientes.

Nadie dice que será fácil, pero sabemos que con planificación, compromiso y esfuerzo conjunto podemos alcanzar el país que queremos: un país donde todos podamos vivir en paz y tranquilidad.

Ése es el camino que queremos recorrer: el Progreso es el camino de la paz, porque sólo con paz podremos progresar.

El compromiso que asumimos con nuestro proyecto es devolverle la confianza a los venezolanos. A todos.

Nuestro compromiso es construir un país para la vida. ¡Cuentas conmigo, cuento contigo!

Tranquilidad para todos por igual

Los venezolanos tenemos más futuro que pasado. Sabemos que la construcción del país que queremos es posible y por eso seguimos compartiendo nuestro proyecto con todas las personas con las que conversamos, en todos los lugares que hemos recorrido, basándonos en soluciones.

Nuestra experiencia en el estado Miranda nos ha enseñado que el compromiso y el trabajo en equipo son fundamentales para el Progreso. Y así lo hemos hecho: Miranda es la demostración de que es posible avanzar hacia un país mejor con la participación de todos en la búsqueda de soluciones a los problemas.

Seguimos sumando el entusiasmo de todos aquellos que han decidido seguir el camino del Progreso, porque todos son parte de ese camino, ¡todos estamos incluidos!

Para progresar hay que estar tranquilos y tener paz

La inseguridad se ha convertido desde hace mucho tiempo en uno de los más grandes problemas de nuestro país. La gente nos lo dice: estamos conviviendo con la violencia, la muerte se ha convertido en parte de la vida cotidiana de los venezolanos, y ésa es una situación que no merecemos vivir y que no debe continuar.

Mientras el gobierno central habla de imperialismo, de invasiones extranjeras, de independencia y soberanía, nuestro país está entre los diez más violentos del mundo.

Un gobierno que centra su discurso en el egoísmo y la división del país, que ha sido incapaz de articular soluciones para solucionar el problema de la violencia: ya van dieciocho planes de seguridad implementados por el gobierno central y los venezolanos seguimos sufriendo por la ineficiencia de las autoridades. Más de cincuenta venezolanos mueren diariamente a manos del hampa. ¿Cómo se puede hablar de independencia y de soberanía cuando los venezolanos sienten que no son dueños de sus propias vidas?

Es imposible que el país progrese si el sistema judicial está sumido en la ineficiencia, si el sistema penitenciario excede su capacidad en más de un trecientos por ciento y si esos espacios no son pensados para la reinserción de esas personas en la sociedad. Es imposible que un país progrese si cada una de las personas que lo habitamos tenemos miedo de salir a la calle y no podemos vivir nuestra comunidad, nuestra parroquia y nuestra ciudad plenamente.

Los venezolanos necesitamos recuperar la confianza, y de eso se trata nuestro proyecto: de confianza.

La fuerza de la esperanza se impone a la fuerza del miedo. Estamos recorriendo el camino del Progreso porque creemos que el bien siempre derrota al mal, que la paz y la tranquilidad triunfan sobre la violencia y la angustia. ¡Ése es el camino que hemos decidido recorrer! Garantizaremos la seguridad de todos los venezolanos en nuestro gobierno para hacer de la tranquilidad un estilo de vida para que vivir no sea un problema más.

Los venezolanos merecemos tranquilidad

Hablamos de tranquilidad y no simplemente de seguridad porque nosotros sí creemos que eso es lo que merece la Venezuela del Progreso. Porque la tranquilidad implica a la seguridad como uno de los factores que deben considerarse, pero tranquilidad también significa que todos los venezolanos contemos con servicios básicos y empleos de calidad, que nuestros niños y jóvenes reciban educación de calidad, que tengamos servicios de salud que funcionen y para todos por igual, que tengamos espacios públicos para vivir y disfrutar los pueblos y las ciudades, en fin, que tengamos las condiciones para hacer país. Sin esto, tendremos un país enfermo. Sin esto no hay posibilidad para el Progreso.

Nosotros tenemos una responsabilidad con los venezolanos: garantizar la tranquilidad de todos. Asumimos el reto de no tener tolerancia contra la violencia. Sabemos que no va a ser fácil, pero contamos con el apoyo de especialistas en el área de Seguridad y Orden Público, con experiencia y propuestas concretas que, sumadas a la planificación y al esfuerzo conjunto, indican el camino para una gestión eficiente que beneficie a todos por igual.

Nuestro compromiso es con la paz y la tranquilidad los venezolanos, porque el Progreso se construye con políticas eficaces que generen confianza y den seguridad a todos, políticas que garanticen la vida de todas las personas.

El camino hacia el Progreso pasa porque los venezolanos no vivamos en el miedo constante y recuperemos la esperanza.

Nuestro compromiso es con la vida y lo asumimos desde ya. ¡Hay un camino!