Diez años y un destino

Hace hoy exactamente diez años, el mundo contemplaba estupefacto lo inimaginable: Las emblemáticas torres gemelas de Nueva York colapsaban víctimas de un ataque terrorista. Para los Estados Unidos, que esa tarde descubrió su vulnerabilidad, comenzó una nueva etapa en su relación con el mundo y, entre otras cosas, un proceso de reflexión sobre su propio sistema de libertades, ahora sometido a controles cada vez más invasivos por parte del Estado. Casualmente, al sur del Río Bravo, la mayor parte de los estados del subcontinente suscribían, ese mismo 11 de septiembre, un documento de gran trascendencia histórica. Sí, Latinoamérica, la misma que apenas unas décadas atrás fue una región famosa por sus dictaduras feroces y folklóricas, la misma que fue escenario de masivas violaciones de derechos humanos en Centroamérica o Argentina, por nombrar sólo grandes casos, afirmaba ese día que la democracia no era una opción; sino que era “la” opción, el único camino legítimo y, más aún, que era una derecho inalienable de nuestros pueblos.

Democrática Interamericana, que hoy cumple su primera década, y digo “nuestra” porque se trata de un patrimonio común que, más allá de los límites que pueda haber encontrado en su aplicabilidad, nos debe llenar de orgullo. Pocas regiones del mundo cuentan con una declaración/compromiso tan clara en sus exigencias y tan integral en su concepto de la democracia. En efecto, al leerla encontramos el gran desafío de construir sistemas democráticos donde no exista contradicción alguna, como de hecho ocurre tan a menudo, entre libertad e igualdad, entre derechos económicos y sociales y derechos políticos, entre seguridad social y seguridad jurídica.

La Carta afirma que la democracia supone elecciones libres y transparentes, e incluso abre la posibilidad de implementar mecanismos eficaces de supervisión, pero establece con toda claridad que ellas son apenas un primer escalón para ascender a un sistema que realmente pueda llamarse democrático. Los gobernantes electos popularmente no están, por ello, eximidos de comportarse democráticamente en cada día y en cada acto de gobierno. Lo realmente importante de la democracia, llámese representativa como de hecho se la consagra en esta Carta o participativa y protagónica como la bautizamos en estos predios, es que toda ella impulse el cumplimiento de las libertades y los derechos humanos en su más amplia acepción: Desde la libertad de prensa hasta el derecho a una vivienda digna; desde el derecho a no ser perseguido o discriminado por pensar diferente hasta la libertad de salir a la calle con un mínimo razonable de seguridad para tu vida y la de los tuyos, entre otras tantas garantías.

Específicamente, la Carta incluye como dimensiones de lo democrático al desarrollo económico y social, así como a la lucha contra la pobreza, el analfabetismo y los bajos niveles de desarrollo humano. Más aún, reconoce a la educación como clave para fortalecer las instituciones democráticas.

Mucho ha criticado nuestro gobierno nacional a la OEA y, consecuentemente, a esta Carta que es hoy una de sus herramientas de acción fundamentales. Incluso han trabajado activamente para eliminar o sustituir a la organización. Olvidan que la Carta Democrática Interamericana ha sido aplicada en diversas situaciones de crisis, incluyendo la de Honduras que tan particularmente les interesó.

Por supuesto que tanto la OEA como la Carta y su aplicación deben someterse a la crítica y a la reforma; pero nunca al ataque maximalista que sólo busca retrocedernos a los tiempos en que nuestras democracias no contaban con ninguna protección supranacional. <A una década de vigencia, la Carta Democrática Interamericana debe revisarse su ejecución. La realidad ha demostrado que hacen falta mecanismos más efectivos para su aplicación, y no sólo en los casos extremos de quiebre del orden democrático, sino en aquellas violaciones graves de los derechos humanos, incluyendo los atropellos a la libertad de expresión y los casos de sometimiento de todos los poderes públicos a la voluntad de unas persona o partido.

Una democracia chucuta, que garantice unos derechos y nos confisque otros, siempre será como un puente a medio construir.Se trata de una tarea de gran magnitud, pero no hay otro camino y así nos lo pide este documento excepcional. Por eso, hay que andar muy advertidos contra los que, a estas alturas, después de haber visto tanto experimento fallido que confirma a la democracia como el mejor de los caminos, nos siguen ofreciendo supuestos y futuros paraísos a cambio de volvernos más flexibles o tolerantes ante el autoritarismo.

Esta Carta tiene un destinatario en cada ciudadano de Latinoamérica. Esta carta no es un “mensaje sin destino”, como el que nos escribió don Mario Briceño-Iragorry en su famoso ensayo. Esta Carta, más bien, es en sí misma un destino, el nuestro.

Anuncios

9 pensamientos en “Diez años y un destino

  1. angel lopez

    La carta democrática interamericana debe ser de fiel cumplimiento, la democracia no se ha consolidado, ya que hay gobiernos como el de nuestro país que la palabra democracia la interpretan de la forma que les da la gana, y no como el concepto universal, es allí un dilema, en hechos ocurridos en el país que han constituido una evidente violación a la carta han pasado por debajo de la mesa, en perjuicio de la democracia mundial, y quedando sin efecto lo acordado, tenemos que avanzar en el fortalecimiento de la democracia, que es lo ideal para todo el globo terráqueo, los pichones de reyes o dictadorzuelos tienen que desaparecer, Sigamos Adelante .

    Responder
    1. daniel laorden

      Coincido completamente con Usted, Sr. A. López. Y de alguna manera da lastima que un documento tan importante como la Carta Democratica sea pisoteada como fue en estos ultimos 10 a#os. Por su ineficiencia debo llamar a la reflexion y poner a consideracion de los Diputados y Diputadas (cuando exista una clara camara deliberante) nuestra exclusion de dicho tratado, para mi es letra muerta. Es mas, Yo propondria salirse de la OEA porque ese organismo no es garante de la Carta Democratica y en especial su alcual secretario, el Sr. Insulsa que demuestra su total incompetencia que se deja dominar por burdos tecnicismos. Una nota especial al sr. Gabiria que si puso su empe#o en buscar soluciones.
      Daniel Laorden.

      Responder
  2. daniel laorden

    Da lastima que un documento tan importante como la Carta Democratica sea pisoteada como fue en estos ultimos 10 a#os. Por su ineficiencia debo llamar a la reflexion y poner a consideracion de los Diputados y Diputadas (cuando exista una camara deliberante) nuestra exclusion de dicho tratado, para mi es letra muerta. Es mas, Yo propondria salirse de la OEA porque ese organismo no es garante de la Carta Democratica y en especial su alcual secretario, el Sr. Insulsa que demuestra su total incompetencia que se deja dominar por burdos tecnicismos. Una nota especial al sr. Gabiria que si puso su empe#o en buscar soluciones. Y pretender que la OEA “cambie” me parece una actitud muy egolatra cuando un organismo esta corrompido hasta los tuetanos es una misión casi imposible y creerse capaz de sanar una institucion tan inoperante es creerse Dios, por eso para que voy a perder tiempo en con algo que no me da beneficios????
    Daniel Laorden.

    Responder
  3. Maria Virginia Caldera

    Hola Henrique.
    Espero que puedas tomar mi comentario como verdadera preocupacion. Yo como humana ser humana y residente de este planeta, conozco mis derechos, se que nadie puede entrar a mi casa sin mi aprobacion, se que nadie puede discriminar en mi contra, y nadie tiene el derecho en faltarme el respeto. Tambien se que tengo el derecho de poder invertir en lo que quiera, se que tengo el derecho de tener variedad en el mercado, se que deberia vivir en una ciudad donde las calles estan asfaltadas, donde deberia ir yo a la universidad en un medio de transporte publico que funcione y llegue a la hora… Ese es el mundo donde deberiamos vivir hoy dia, pero somo un pais joven que no tiene mucho tiempo de experiencias y sin querer discriminar en lo absuluto (porque estoy sumamente orgulloza de ser venezolana) algunos de nosotros todavia actuamos de manera primitiva donde lo unico que le importa es su bien personal, si el frente de su casa esta limpio y que llegue de primero a la cola. Entonces, los problemas en Venezuela en realidad estan mas graves de lo que pensamos… Estamos en el 2011 y lo que nosotros vivimos no se compara con lo que sucede en el resto del mundo. Es cierto, somos mas jovenes como nacion, pero no es escusa. Ya el nivel de conciencia que mucho de nosotros tenemos no escusa la situacion en la que estamos. Que hay que hacer con el problema? Que tal culturizar a venezuela a cuidar el medio ambiente, es nuestro verdadero hogar, hasta cuando la contaminacion, hasta cuando utilizar nuestros recursos de manera tan consumista? El problema no se soluciona poniendo mas gente a limpiar, el problema se soluciona agarrandolo desde la raiz, porq no enseñarle a las personas a no contaminar, bien sea desde botar algo al suelo hasta no dejar que un medio de transporte llegue al punto que bote una nube negra. No hay dinero? Porq no poner enfasis en agricultura, casi todo en venezuela es importado, he ahi la razon del desempleo.. Porque no invertir en que podamos ser un pais que se puedad sustanciar porlomenos en su mayoria? Porque no invertir en educacion, sin educacion no somos nada. Si los niños no son educados desde un principio con buena educacion, no estamos haciendo suficiente; llega un momento cuando son mas grandes que no absorben la informacion con tanta facilidad, pero ya eso es mas especifico de la psicologia. Si es por dinero, yo creo que con tan solo el petroleo que tenemos tenemos bastante, no veo donde ha ido todo el dinero durante todo este tiempo, y yo me voy a caer a mentiras y nadie me va a caer a mentiras, todos sabemos que la mayoria si no todos los politicos que hemos tenido le han robado dinero a nuestro pais, y los que no pues muy bien por ellos y por su conciencia. Finalmente, lo que Venezuela necesita no es un “rey” que le de la vuelta al caballo blanco de simon bolivar, ni un propietario de nuestro pais, Venezuela necesita un presidente (un empleado del pais, que el mismo pais decide emplear a traves de elecciones) que eduque a los venezolanos, que les de trabajo y abra oportunidades, que acabe con la delincuencia de una vez por todas y le guie el camino para que seamos un pais verdaderamente emprendedor para nosotros mismos y para el resto del mundo, porque todos estamos en el mismo planeta. Yo conozco mis derechos, estoy conciente de ellos, lo que quiero saber es que vas a hacer tu para empujar a este pais adelante.

    Responder
    1. henriquecapriles Autor de la entrada

      María Virginia, muchas gracias por tu comentario. Venezuela necesita de ti, de todos. Juntos podemos empujar este país hacia el Cambio, hacia el Progreso. Juntos podemos hacer que en Venezuela haya una educación de calidad, seguridad, sanidad para todos por igual. Si unimos esfuerzos, se puede. ¡Un abrazo, María Virginia!

      Responder
  4. Amalfi

    Hola Henrique. Los venezolanos en el exterior vemos con, mas que preocupacion, angustia y frustracion el requisito impuesto por el gobierno de Vzla de exigir prueba de status legal migratorio a aquellos que aspiren votar o inscribirse en el Registro Electoral. Vivo en NY y, aunque no es mi caso, muchos venezolanos que no han obtenido aun su residencia permanente y que quieren y desean el cambio para Venezuela, que solo puede ser posible a traves del voto, tienen miedo de presentarse al Consulado, no tanto porque no los dejen votar, sino por cualquier bajeza en la que pudieren incurrir los funcionarios consulares como delatarlos ante las autoridades competentes. Tienes alguna respuesta, recomendacion, ley que desconcemos, aaalgo que les haga sentir seguros de presentarse al Consulado con su Cedula de Identidad como siempre ha sido? . Perdera la oposicion cientos de miles del votos alrededor del mundo si esto, ustedes mismos no lo denuncian y tratan de que el gobierno se retracte de esta estrategia tan baja y absurda, porque una vez se esta dentro de un consulado o embajada de un pais, es estar dentro de ese pais y la identificacion en Venezuela es la cedula de identidad. Se perderian cientos de miles de votos.
    Sr Capriles, mis respetos y mi voto, de Ud., Amalfi Balda

    Responder
    1. henriquecapriles Autor de la entrada

      Saludos, Amalfi. Para inscribirse en el Registro Electoral en el extranjero se debe acudir con todos los recaudos que soliciten allá. Es preciso tener todos los documentos y acudir hasta el 30 de octubre de este año para que diera tiempo a votar en las Primarias. Si no se tuvieran todos los recaudos en la fecha, para 2012 el Registro Electoral abrirá un nuevo plazo de inscripción para así poder participar en las elecciones presidenciales. ¡Un saludo!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s